This page contains a Flash digital edition of a book.
La Planificación


tiene un alto porcentaje de voto y además es estable en el tiempo. En las zonas adversas no realizaremos ninguna


intervención, es importante recordar que nuestros recursos siempre serán limitados y por tanto tene- mos que priorizarlos en función de nuestro rendi- miento electoral. Realizar intervenciones de movilización en zonas


del adversario suele acabar movilizando el voto con- trario, al mismo tiempo que generando frustración en nuestros Agentes Electorales. Hay que tener en cuenta que a veces estas zonas


adversas coinciden con zonas o barrios emblemáticos del territorio o muy concurridos por su vida cultural o comercial, por lo que parece obligatoria nuestra pre- sencia pública en algún momento de la campaña. En estos casos podemos plantearnos alguna ac-


tividad rápida y puntal, que nos permita una visibi- lidad estratégica en la zona y que justifi que nuestra ausencia el resto de la campaña. Podríamos conside- rarlas Zonas de Aparición Puntual (ZAP), con la idea básica de “aparecernos y desaparecernos” Deberemos por lo tanto: Recopilar información electoral básica y lo- calizar geográfi camente nuestras bolsas de


1


votantes propios, de abstencionistas y de votantes del adversario. Es decir, elaborar nuestro Mapa de Rendimiento Electoral. A partir de este mapa, determinar las Zonas de Intervención Prioritaria en las que vamos a realizar actividades de movilización, considerando


2


además el sistema electoral para lograr el mayor ren- dimiento posible. Establecer objetivos electorales numéricos a partir del análisis de cada zona, siendo realis-


tas, pero con ambición. Delimitar la Intervención por cada una de las zonas, es decir, determinar las actividades


3 4


necesarias para cumplir cada uno de los objetivos marcados y organizarlas en el tiempo. Desglosar cada actividad prevista en la inter- vención listando detalladamente todas las


tareas necesarias para llevarla a cabo. Establecer los plazos de realización para cada una de las actividades y estimar los días ne-


cesarios para llevar a cabo la intervención por zona. Especifi car quienes serán los responsables y las personas implicadas en cada una de las


5 6 7


tareas a desarrollar en función de las capacidades que requieran y los plazos de ejecución. Analizar y organizar los recursos técnicos ne- cesarios para realizar cada una de las tareas. Realizar una previsión de costes de las dife- rentes actividades. Determinar los mecanismos de seguimiento y control que se utilizarán.


8 9


10


Nuestro mejor recurso: las personas Debemos prestar especial atención a la organiza-


ción de nuestros recursos humanos y hacerlo, sobre todo, de la manera más efi caz posible: - El primer elemento es el número de personas nece- sario para realizar cada actividad, así como la estima


Febrero 2011 Campaigns&Elections


24


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55