This page contains a Flash digital edition of a book.
Cuando se acabó la extracción de plomo y plata se descubrió en 1883 el más


preciado de todos los metales, el ORO. Se encontró unos kilómetros valle arriba, junto a las montañas que dan a luz al Valle del Rodalquilar, en la mina llamada “Las niñas”. Pronto cundió la fiebre del oro y volvió a repoblarse la zona con gen- tes ávidas de mejorar y a principios del siglo XX ya se constituyó un asentamiento minero que tomó el nombre del valle en el que estaba, Rodalquilar. Con motivo de la guerra civil española se produjo su mayor desarrollo. Ade-


más de la necesidad económica que subyace tras toda guerra, estaba el vacío de las arcas del Estado tras que la República mandara el oro del Banco de España a Moscú para pagar la deuda por la ayuda militar recibida de la URSS. Por ello, el nuevo régimen nacido del levantamiento militar hizo la tremenda inversión de 100 millones de pesetas de la época para disponer de la más moderna maquinaria extractora y de los mejores técnicos ingleses, llegando a obtenerse la mayor pro- ducción en la década de los 50 del siglo pasado. Se construyeron toda una serie de infraestructuras, desde viviendas de los di-


rectivos, ingenieros y obreros, a escuela, servicios sanitarios, residencia de em- presa, Iglesia, servicios técnicos colaterales a la minería y las estructuras de ésta propiamente dichas. Llegaron a trabajar hasta 700 obreros, de los que algo menos de la mitad eran los mineros que permanecieron cuando se acabaron de cons- truir las infraestructuras. Las demás actividades de la zona, agricultura y pesca, se adaptaron a las nuevas circunstancias y el pueblo de Rodalquilar llegó a tener 1400 habitantes, muy lejos de los 75 actuales. La obtención del preciado metal se conseguía por cianuración en tanques agi- tadores y lavados contracorriente, previa molienda de los bloques del mineral, lo que supuso unas llamativas instalaciones a cielo abierto. Una nueva decadencia empezó con la bajada del precio del oro, que dejó de ha-


cer rentable su difícil extracción. Téngase en cuenta que por tonelada de mineral sólo se obtenían 5 mg de oro, cuando el precio de obtenerlo subió al equivalente del valor de 7 mg de oro. Finalmente en 1966 se abandonaron las instalaciones, volviendo a reanudarse en 1989 para cerrar definitivamente en 1990. Esto hizo despoblarse a la zona, entrando en ruina casi todas las instalaciones, menos las que hoy en día se dedican a museo. En 1987 se declaró la zona Parque Natural. El Valle se ha adaptado a una utili- zación turística, dado el maravilloso paisaje y playas con las que cuenta. Como cualquier lugar de interés que se precie, el Cabo de Gata tiene incluso su


tesoro, escondido en una cueva submarina por un sultán de la época que no llegó a precisarle a sus familiares las coordenadas exactas, así que ya lo saben quienes practiquen submarinismo…


55


Luz y Tinta


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84