This page contains a Flash digital edition of a book.
El oro del cabo de Gata


por Juan Depunto “


La palabra es plata y el silencio es oro.” Refrán popular


“El oro y las riquezas son las causas principales de las guerras.” Tácito


Mi nombre es Rodalquilar, Valle del Rodalquilar. Al principio de los tiem-


pos, tras la erupción volcánica que me dio origen, era solo eso, un valle por el que transcurría un río de igual nombre. Este nombre me lo pusieron los humanos bastantes millones de años después de mi nacimiento. Durante los siglos XVI al XVIII de la era cristiana, en estos, hoy nuevamente


desérticos parajes, sus escasos moradores andaban en defenderse de los piratas berberiscos que frecuentaban la zona para apoderarse de sus tesoros y de sus gen- tes. Uno de sus tesoros era el alumbre y sus gentes eran raptadas para venderlas como esclavos en Berbería. Pero no solo tenía alumbre, había también yacimientos de caolín, bentonita, zinc, amatista o agata (de donde derivó el nombre de Cabo de Gata). Por ello, el Imperio atacado construyó la fortaleza llamada “Torre de los


Alumbres”, junto a la población de igual nombre, en aquellos años el poblado principal de la zona, cerca de los yacimientos del preciado mineral, en mi Valle del Rodalquilar. La fortaleza de los Alumbres fue construida en 1510 en estilo renacentista;


dispone de una torre de 14 metros de altura y en su interior hay varias estancias abovedadas y comunicadas por una escalera de caracol. El exterior está protegido por una muralla con cubos en las esquinas y en su tiempo activo disponía de foso con agua y puente levadizo. El alumbre (o los alumbres, porque lo hay de varias combinaciones) es general- mente un sulfato doble de aluminio y potasio, siendo muy utilizado antiguamente en tintorería, estampado de telas, curtidos y tratamiento del papel. Fue muy apre- ciado en la edad media, obteniéndose en Bizancio, desde donde se distribuía. Con la caída de Constantinopla, entrando en la Edad Moderna, se perdió esta vía de suministro, por lo que supuso una industria emergente el disponer de minas de


51


Luz y Tinta


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84