This page contains a Flash digital edition of a book.
Pero la Semana Santa, además de


las muestras de participación popular en la liturgia cristiana y en todas sus muestras, es tiempo de convivencia familiar, con una gastronomía que hunde sus raíces en la cocina más tradicional, en la que abundan los potajes y los dulces; y es tiempo, además, y sobre todo cuando la me- teorología se pone en contra, como en la pasada semana, para pasar mu- chas horas en compañía de la familia en el hogar, con largas tertulias que refuerzan los lazos y recuerdos fami- liares, y con el acompañamiento de la televisión en muchas ocasiones. Una televisión lógicamente, al menos en España, que completa su progra- mación con motivos religiosos, espe- cialmente la transmisión en directo o en diferido de las procesiones, y con películas que se han hecho clásicas en sus parrillas: títulos como Rey de Reyes, Quo vadis? o La túnica sagrada se han hecho imprescindibles en es- tos días, cuando no La historia más grande jamás contada, una superpro- ducción hollywoodense con todos sus defectos y todas sus virtudes, pero


Foto: KAMARÓN 58


Foto: MANUEL CASCALES GUINDOS


Foto: CINTA RODRÍGUEZ LÓPEZ


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64