This page contains a Flash digital edition of a book.
go que los actores prefiriesen olvidar, aunque los protagonistas directos ya no viven.


El caso es que la comisión de En las comunidades rurales —este


relato habla de la mía, el concejo de Caso, en Asturias— las fiestas, anta- ño, allá por la década de los cincuen- ta y sesenta, se celebraban de forma muy sencilla, en términos musicales me refiero. Bastaba el sonido de una gaita y un tambor, y la gente, jóvenes y viejos, se arrancaban a bailar sin descanso mientras el cuerpo aguan- tara. Aquel sonido inundaba los va- lles y montañas hasta bien entrada la noche, pues las fiestas, a diferencia de ahora, no acababan muy tardías, con el fin de que al día siguiente los cuerpos no acusasen el cansancio en exceso. De gaiteros y de lobos va este


relato. Vamos a omitir el nombre del pue-


blo por si el recuerdo de lo de aquí relatado puede reabrir algún mal tra-


18


vecinos preparró las fiestas dedica- das a su santa patrona y contrataron los oficios de un popular gaitero que acostumbraba a recorrer el territorio casín amenizando las fiestas de sus pueblos. El instrumentista se presentó de


buena mañana en el pueblo y comen- zó a realizar el pasacalles previo a la misa mayor recorriendo las callejas entre la algarabía de los más peque- ños. Al finalizar la misa era normal que las parejas, sobre todo las mayo- res, se arrancasen por jotas, después de haber devocionado a su santa ante los ojos del prójimo, y antes de de- gustar la comida de los días de fiesta. Luego siguió tocando por la tarde, y complació todas las peticiones tantas veces como se le solicitaron hasta bien entrada la noche. Cuando la tro- pa se rindió, enmudeció él. Recogió sus bártulos y se despidió de los ve- cinos hasta la próxima. Cuando esto


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64