This page contains a Flash digital edition of a book.
las nubes que traen la lluvia, símbolo de la vida y de la prosperidad sobrevi- niente. En la moda occidental, el ne- gro está considerado como un estilo noble y de máxima distinción. Partiendo de estos significados,


los habitantes de aquel tiempo y es- pacio. Las etnias no entendían de cro- máticas, de aplicaciones pictóricas o de atributos publicitarios, por lo que usaron el color para constancia de sus logros, triunfos, ceremonias o señas de identidad. Estos primeros humanos fueron conscientes del esfuerzo que ofrecían las cosas, de la búsqueda de sus aplicaciones, unas veces inten- cionadas, otras por azar, pero que al fin les permitía realizar sus primeras manifestaciones. Probablemente el negro, consecuencia de la combus- tión de las maderas quemadas, junto al rojo, la sangre que emanaba de las piezas cazadas o de sus heridas, fue- ron los primeros colores que estuvie- ron a su alcance. Esa magia tejió la identidad y sentido a los grupos, la fuerza y permanencia de las familias, a la inspiración y supervivencia de los clanes y sus ritos, fueron, en definiti- va, los primeros esbozos artísticos de la futura Humanidad. Los arqueólogos han hallado múltiples evidencias del uso primitivo de ciertos pigmentos como señales estéticas, decoracio- nes corporales, plasmación de hechos realizados.


Sin embargo, en muchas socie-


dades occidentales, el negro ha sido asociado a cosas negativas, pero en otras simboliza elementos positivos, como la fuerza, la magia, la nobleza, la elegancia e incluso la creación. En- tre los Masai el negro se asocia con


35


La creación es una batalla y avanzar hacia el arte es como ir a la guerra. David Nal-Vad


cosmogénesis antropológica y di- versas manifestaciones, el fotógra- fo Denis Rouvre y el pintor escultor David Nal-Vad, han sido capaces de llevar a cabo una profunda regresión para recuperar estos estados olvida- dos de la Humanidad. Ellos trabajan, conjuntamente al negro, proyectos artísticos donde el resto de colores se reintegran para trazar entramados elementales, contrastes cuarteados que denotan una geografía erótica, salvaje y tribal. Blanco y negro, como unión indefinida de los contrarios, el resto de colores intensos como el rojo y el amarillo se unen para configurar una mágica experiencia negra de cor- te afro. Inspirados en los rituales y cos- tumbres más ancestrales, en sus téc-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64