This page contains a Flash digital edition of a book.
LUZ Y TINTA


mente ‘profesional’, que, me decía, ya había realizado algunos reportajes en álbumes de alguna boda que había hecho como amateur. Lo juro, me quedó una cara desen-


cajada y no sabía si estaba riéndose de mi o la cara dura del tipo iría mas allá. De todo el contenido fotográfi- co, la verdad, no había una buena. La que no tenía desenfocada la novia y enfocada una cuchara, estaba torcida


52


con uno de los novios cortado por la mitad.


Bueno, pues no acaba ahí la


historia, ya que se presenta en una boda, hace el reportaje y los novios no le pagaron el trabajo; y con razón, porque también vi ese álbum y toda- vía me respigo. Y tuvo suerte que no le dieron unas bofetadas. Por lo contrario, el amateur que suele tener más dinero para equipo


que el profesional, se presenta en la boda. Primero vamos a diferenciar en que los hay mejores que los profe- sionales pero si no lo son, tampoco pierden nada, ya que hacen mil fotos y dos de ellas muy llamativas y pue- de que mejor que la del trabajador y en algunos casos empieza el vacile y, para más INRI, los novios e invita- dos se lo creen y vienen a contártelo. Como no estamos influenciados alco-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62