This page contains a Flash digital edition of a book.
En la página anterior, Manaos visto desde el Amazonas.


A la izquierda, interior de la Ópera de Manaos


Y toda esta monumental obra,


¿solo la hizo el tal Celestial Sacardín? Ni una mención a los peones, carpin- teros y albañiles que vivirían a pocos metros hacinados en sus chabolas sin luz, con sus techos de palma y sus suelos de tierra. ¿Estos no hicieron nada? Pero como viene ocurriendo desde


los tiempos de los faraones “las vacas gordas” se acabaron, hizo entrada en la industria el “caucho artificial” y las grandes fortunas entraron en declive, y los que ya eran pobres…, siguieron siéndolo, pero más aún si cabe. La Ópera de Manaos a pesar del


tiempo sigue siendo en la ciudad su principal hito arquitectónico, ha te- nido muchas reformas a través del tiempo, y hoy no está exento de gran- des polémicas. La ciudad de Manaos tiene una elevada tasa de pobreza, desempleo y analfabetismo y el man- tenimiento de este Teatro requiere un gran presupuesto. Decía al principio que, cuando


llegamos a Manaos, una asociación de ideas recorrió mi mente y me impacientaba por ver tres cosas, la formación del rio Amazonas con la unión del rio Solimoes y el rio Negro, el Teatro de la Ópera y la entrada en la selva, y es que era lógico que mi estado de conciencia, mis ideas, se asociaran entre si e hicieran deduc- ciones por medio de mi imaginación y de mis vivencias anteriores en la Selva Madre de Dios en el Perú, la que años atrás había recorrido. Allí, cerca de Iquitos, la ciudad que está aislada de cualquier conexión terrestre, que parece no darse cuenta del océano de selva que la mantiene cercada, allí y en aquel entonces


intentaba ima-


ginar en aquellos parajes al hijo del marino norteamericano de origen in- glés William Fitzgerald, y de la dama peruana Esmeralda López, el que sería conocido como “El rey del caucho”, “el señor feudal del Ucayali”, “el go- bernador del Oriente”; el aventurero y explorador, romántico o trastorna- do, melómano, un enamorado de la ópera, el megalómano que se propu- so construir en medio de la selva el Gran Teatro de la Ópera, y sobre todo


13


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62