This page contains a Flash digital edition of a book.
Soledad.


Noche en que se detiene el tiempo. Cierro ojos y puertas


y siento me aprietan contra la oscuridad: sueño que se alargue hasta la aurora, como pájaro quieto en rama de olivo,


sin estrellas que vengan a columpiarse entre las hojas. Tiempo frenado ante la fuerza sin luz, sangre en sueños que intenta salir de sus costuras, de la noche, a lucir trajes de fiesta sobre el suelo húmedo de mis huellas. Pasan nubes, no les hablo, no les pregunto,


no sea que se vayan de mi lado. Abro los ojos,


acaricio tu aliento sobre mi pecho, sabor a mañana de domingo, a olas de mar en espirales. Olor a vida. Sin mareas. ¿Se puede atrapar para siempre la luz de un instante? ¿Ser dueño de la dicha? ¿Detenerla, llamarla con miradas sin que se aleje?


Siento tus dedos dibujando luces en mi piel, utopías, recuerdos,


recuperando el día sobre mi regazo abierto.


Soledad, el destino del océano enjaulado dentro de mi cuerpo. clamor y silencio de un mismo murmullo de aguas río abajo, latidos de dos cuerpos. Juntos y en silencio. Me invento una oración. Luego callo de nuevo. ¿Puede el sonido de una canción ser eterno?


Soledad.


Contemplo esas manos que sujeto, abrazan una vasta extensión habitada de rosas,


alambres, risas, fulgor sobre hierba, rezos, cantos, luego ausencias,


todas al repecho del camino sobre mi piel dispuestas a respirar. Soledad.


El pan compartido. Justín del Barrio


Luz y Tinta - 23


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48