This page contains a Flash digital edition of a book.
semejante no puede describirse en reali- tan grande de objetos sensibles tiene que amente ante los ojos y ser vista y com- ada cual a su manera.»


J.W. GOETHE Color, desvergüenza e imaginación. Sobre todo,


imaginación. El carnaval es un derroche de los sen- tidos, una puerta abierta al disparate, un concierto lúdico en el que prima lo sensual y en el que se desborda el humor para hacer frente al tono adusto que durante los cuarenta días de la Cuaresma habrá de predominar, desde que el miércoles de Ceniza se nos recuerde que la muerte es inevitable. Claro que en estos tiempos en que la religión católica y sus prédicas han perdido fuelle en las grandes masas, el Carnaval es sobre todo expansión festiva, una es- pecie de fogonazo entre burlesco y bullicioso que da color a las ciudades, calor al alma dormida del invierno que agoniza y fuego a los rostros encendi- dos de quienes se entregan a la fiesta con auténtico denuedo. El Carnaval es una fiesta de largo recorrido, so-


bre todo en los países de vieja raigambre occidental y son famosos los carnavales de Italia (sobre todo Roma y Venecia), Portugal, España (Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, Badajoz...), Bélgica, Suiza, Alema- nia, Rusia... Y al otro lado del charco, el indiscutible


festival de Río de Janeiro y otros de menor reconoci- miento, aunque se viven con idéntica pasión, como el de Oruro, en Bolivia, o los de Gauleguaychú y 25 de Mayo, en Argentina. Esta última ciudad, se auto- denomina la ciudad del carnaval por excelencia, en información que debemos a Graciela Díaz. Aunque lo importante del Carnaval no es anali- zarlo, ni diseccionarlo, que no corresponde a estas páginas, sino vivirlo y disfrutarlo cada uno a su real modo. Y fotografiarlo, por supuesto, como correpon- de a quienes compartimos esta afición en Moldeando la luz. Por eso es preferible centrarse en el carrusel de


las fotos, hacer caso de la frase de Goethe que en- cabeza estas líneas y recorrer su colorido desfile a lomos del visor de nuestras cámaras, como hemos hecho en esta última semana temática dedicada a este festejo —otro éxito de convocatoria de nuestra red social, como viene siendo habitual— y del cual las fotos que hemos elegido para ilustrar estas tres páginas son un pálido reflejo, sí, pero una significa- tiva muestra de creatividad y desahogo lúdico.


45


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52