This page contains a Flash digital edition of a book.
Rudolph Paseando por la Isla, siempre en


el mismo lugar, la Calle Rosario, cada vez que me cruzaba con él, tenía que mirarlo. Este personaje, que allí sen- tado pedía, me terminó atrapando por sus rasgos faciales, tan distintos a los nuestros, la mirada dulce que proyec- taban aquellos ojos azules, sus cabe- llos grises, casi siempre recogidos en


una cola, que le daban un aspecto de Dios nórdico que hubiese sido trans- portado hasta San Fernando por ca- prichos de una máquina del tiempo. Allí estaba él, cada día, y como cada día, yo lo observaba. Una mañana, decidí acercarme e


intentar conocerle, saber algo más de él, pues su aspecto, aunque algo


mugriento, hacía presagiar que no se trataba de un hombre atrapado o víc- tima de cualquier adicción o trastorno síquico que finalmente le hubiese lle- vado a ese estado de indigencia. Me presenté y le pregunté si me


podía sentar a su lado, y a los pocos minutos, Rudolph, que era su nom- bre, me estaba obsequiando con una


39


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52