This page contains a Flash digital edition of a book.
Luanco Hay lugares a los que uno se aso-


ma con optimismo o cuando menos con despreocupación, quizás porque nunca le ha ocurrido nada desagra- dable en su entorno; o quizás, como en mi experiencia con Luanco, porque siempre me he acercado en momentos de ocio, a pasar el rato y disfrutar del paseo por sus calles y del contacto con la brisa marina. No hay sensación más relajante que, en días de marea alta, sentir las olas rompiendo contra el breve acantilado que protege su iglesia parroquial. Luanco me queda cerca de casa, a escasos veinte kilómetros, lo que me permite desplazarme hasta allí sin te- ner que programarlo, cuando me ape-


tece, a veces llevado por el impulso, para una visita breve, un paseo y un café; en otras ocasiones, voy a comer y pasar la tarde, más demoradamente, para llenar los pulmones del viento marino y para perderme por sus calles sin rumbo, dejándome prender por la magia de algún escaparate, por el bri- llo de la lluvia reflejada en el empe- drado de algunas calles o simplemen- te por el balanceo de algún barco de pesca en el muelle o por el señuelo de alguna sonrisa en el paseo marítimo. Es Luanco una vieja villa marinera


de cierto encanto, que en los últimos tiempos fue golpeada y deslucida por la agresión del ladrillo, con algunas “colmenas” que irradian prepotencia


y mal gusto en algunos casos, pero aún conserva algunas calles del vie- jo sabor; calles bien restauradas, con el atractivo de buenos restaurantes, donde nutrirse con los mejores pesca- dos de temporada, y algunas pastele- rías en que uno naufraga de todas las dietas para entregarse al sorprenden- te sabor de las marañuelas —su dulce típico— y los “exquisitos”, así llama- dos para desde su propia denomina- ción subrayar su deliciosa dimensión. Perderse por las calles del pequeño casco viejo de Luanco es como re- cordar antiguas peripecias marineras, cada vez más ausentes de la vida coti- diana, pero indisolubles de la nostal- gia de estos pueblos que hicieron del


42


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52