This page contains a Flash digital edition of a book.
Su personalidad cultural y su motor desapareció cuando en los cincuenta el
social, sus complejos, engranajes, barrio fue destruido para crear un nuevo
miedos y vergüenzas se cocinan en las asentamiento sólo para blancos llamado
calles de estos barrios marginados que Triomf, ‘triunfo’ en afrikaans”.
el apartheid destinó para la raza ne- El fin de Sophiatown arrasó con
gra, reservando los lugares privile- un rico semillero cultural y violentamen-
giados del centro para los blancos. te disolvió la armonía racial que allí exis-
Esos tugurios de casas de lata y tía. Años después, Soweto se convertiría
calles de barro sin
servicios públicos “Esta es una ciudad en el borde. Aquí
se convirtieron hay todo lo necesario para que el país
con el pasar de salga adelante, pero también está a un
los años en cen- paso de explotar o precipitarse al va-
tros de pobreza, cío”. Kgomotso Matsunyane, periodista
desempleo y cri- y productora de televisión.
men. Desde la
caída del apar-
theid se empezó a ventilar lo en el más importante de los townships.
que sucedía en sus entrañas: “Aquí se formaron grupos de resistencia;
conviviendo con la mise- la gente no estaba dispuesta a dejarse
ria y la anarquía se habían aplastar”, relata Raven, miembro de un
gestado movimientos cul- grupo de hip hop. Su camisa raída dice
turales, activismo político, No me odies porque soy negro, no pelees
poesía, música y arte. conmigo porque soy negro. “Un día de
“Por mi experien- 1976 los estudiantes marcharon masiva-
cia promoviendo artistas mente para protestar contra la medida
conozco muy bien la varie- que obligaba a que el afrikaans fuera el
dad musical del país, pero el idioma de instrucción en los colegios. La
lugar donde todo se originó comunidad entera saltó a las calles; luego
fue Sophiatown”, dice Tracy llegó la policía, que para el final de la tar-
September mirando una foto de había golpeado y arrestado a muchos
en sepia de ese antiguo towns- y asesinado a más de 200 estudiantes”.
hip. “Fue el último lugar don- Hector Pieterson, el primero de
de convivieron culturalmente los adolecentes asesinados, se convirtió
todas las razas, produciendo en un símbolo de la resistencia. Una pla-
exposiciones de arte, revis- za, un monumento, un museo y una famo-
tas y nuevos géneros a par- sa fotografía de su cadáver en brazos de
tir de las influencias del otro estudiante conmemoran el día de su
jazz, el blues, el góspel muerte.
y algunos ritmos En la profundidad de los towns-
africanos. Toda hips hay poca infraestructura comercial.
esa vida bohe- El intercambio tiene lugar en los patios
mia e inte- de las casas y en los shebeens (estable-
lect ual cimientos informales donde se reúne la

cartelurbano.com
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68
Produced with Yudu - www.yudu.com