This page contains a Flash digital edition of a book.
Excéntrico y temido, Anthony Pellica-
no se esmeró por conseguir algo que
Al parecer todo fue un plan or-
en su profesión suele ser indeseable:
questado por él mismo para asegurar-
la celebridad. Durante 30 años trabajó
se un boom mediático. Impulsado por la
para figuras del showbusiness. Perfil
fama, a mediados de los setenta desem-
del Detective Privado de las Estrellas
pacó sus maletas en La Ciudad del Peca-
condenado a 15 años de cárcel. do y no tardó en ser reconocido como el
Detective Privado de las Estrellas. Desde
Por: Carlos Fernández entonces adoptó un estilo glamoroso, ves-
aquinovivenadie@hotmail.com
tía trajes hechos a la medida, lentes oscu-
D
esde mediados de los noven- ros y zapatos italianos, cobraba elevados
ta, cuando La Madame de Ho- honorarios y sus asistentes eran ex mo-
llywood, Heidi Fleiss, amenazó delos arrancadas de las pasarelas. Instaló
con revelar el Libro Negro de su oficina en el número 322 de un edificio
ilustres clientes que descargaron su lu- del exclusivo sector de Sunset Boulevard
juria entre las piernas de sus cortesanas, y estableció su residencia en el lujoso Oak
no había en la Meca del Cine tantos dedos Park.
cruzados y piernas temblorosas. Cuando Steve Wonder sospechó
Esta vez la paranoia va por cuen- de la infidelidad de su novia, ahí estuvo
ta del proceso iniciado el año pasado en Pellicano para echarle un vistazo. Fue
contra del detective Anthony Pellicano. Pellicano quien convenció a la familia de
Pellicano es lo que en el argot criminal se Jordi Chandler de aceptar una “indem-
conoce como “limpiador”, la clase de su- nización” y retirar los cargos de abuso
jeto que celebra oscuros pactos en calle- sexual en contra de Michael Jackson.
jones maltrechos o en estacionamientos A menudo Pellicano actuaba
desiertos; un tipo duro que se las arregla como un fanfarrón, cargaba en el baúl
con policías corruptos, abogados torcidos de su carro un bate de beisbol, presumía
y mafiosos irascibles; un esbirro que se acerca de su habilidad con el cuchillo, ha-
encarga de mantener a raya con amena- cía que sus hijos le besaran la mano. Pero
zas o sobornos a periodistas impetuosos; su vuelo más bajo sobrevino en el 2002,
todo con el fin de salvaguardar lejos de los cuando en un intento de intimidación a
reflectores las excrecencias vertidas por una periodista de Los Angeles Times, le
sus célebres clientes. dejó sobre el capó de su auto un pez muer-
En el juicio en que fue hallado to, una rosa marchita y una nota que decía
culpable por estafa, soborno, intimida- “Stop”. Para ello Pellicano se fió de los ser-
ción, chantaje y monitoreo ilegal de lla- vicios de un rufián de poca monta que al
madas, Pellicano se representó a sí mismo ser interrogado por la policía no dudó en
y determinó en una especie de código de delatarlo. La periodista había estado hur-
honor no dar a conocer los nombres de gando en los posibles nexos entre la mafia
sus clientes. Sin embargo, en la palestra y el actor Steven Seagal, cliente de Pelli-
circulan nombres de quienes como Demi cano. Era cuestión de tiempo para que el
Moore y Kevin Costner se beneficiaron FBI allanara su despacho, donde encontró
bajo la protección de sus alas infames, y explosivos y una serie de grabaciones que
de víctimas de sus feroces picotazos como ahora mantienen en vilo y con los nervios
Silvester Stallone. de punta a más de una celebridad.Desde su
Ant hony Pel l ica n nació en encierro su vuelo mediático se ha desple-
Chicago el 22 de marzo de 1944 en el seno gado más. El periodista John Connolly ha
de una familia de origen siciliano. Más tenido contacto directo con Pellicano y ha
tarde agregaría la “o” a su apellido para anunciado la publicación de una biografía
realzar esa ascendencia. Fue un gamberro que promete entregar siniestros detalles.
pendenciero en la adolescencia y por ello Si nos atenemos a la lógica de Hollywood,
expulsado de la secundaria. A los 25 años la película sobre su vida tampoco tardará
se inició como investigador privado. Su en rodarse. Muchos secretos se devela-
salto triunfal a la arena del espectáculo rán, pero otros inevitablemente quedarán
lo dio cuando frente a las cámaras de sepultados en la oscuridad. Sin duda una
telev isión hal ló los restos de un ex mano oculta tras bambalinas se encarga-
marido de Liz Taylor. rá de limpiar algunas escenas.
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68
Produced with Yudu - www.yudu.com