This page contains a Flash digital edition of a book.
Cuando uno anda muy mal de


tiempo, no le queda más remedio que tirar de trabajos anteriores; es lo bueno que tiene lo publicado en la red, que está ahí para siempre, para bien o para mal; evidentemente si los mecenas que lo alojan en sus pla- taformas lo desean, en el caso de el diario El País sigue manteniendo viva su comunidad aunque ya no acep- tan nuevos blogueros, pero todas las grandes cosas que allí se expusieron en los comienzos de los blog en Inter- net allí siguen, hay trabajos memora- bles de algunos de los moldeadores de Luz y Tinta y Moldeando la luz que continúan allí llenos de frescor y vigencia. Como últimamente de lo que menos dispongo es de tiempo y como Paco Trinidad me atosiga que es un primor cuando llegan las fechas establecidas para entregar los traba- jos, he tirado de uno de los trabajos que publiqué en Mayo de 2008 en la Comunidad de El País que en reali- dad me ha servido de base, pues lo he actualizado con nuevos datos y fotos. Se trata de un trabajo dedicado


a uno de mis fotógrafos preferidos y que a través de un amigo tuve el placer de conocer en Asturias a me- diados de los años ochenta. Se trata del fotógrafo húngaro Nicolás Mu- ller: Las cosas no fueron muy difíci-


8 - Luz y Tinta


les ya que el maestro se jubilaba y se instaló en Andrín, un pueblecito del municipio de Llanes en mi querida Asturias. Corría el año 1981, Nicolás ya ha-


bía decido colgar definitivamente las cámaras, abandona Madrid después de treinta y cuatro años y donde había conservado un importante es- tudio de fotografía en Serrano, que continuaría su hija la también fotó- grafo Ana Muller. Nicolás decía que había dudado


si comprar un apartamento en las casas colgadas de Huesca al lado de otro de sus amigos, o por el contrario comprar un terreno en la costa as- turiana. Al final optó por lo segundo para complacer a su mujer que siem- pre había soñado con tener una casa al lado del mar. Así pues compró un pequeño prado en la localidad de An- drín situado muy cerca del mar. Sería más tarde cuando en 1967 aprove- chando los ingresos obtenidos por la realización de la colección “imágenes de España” cuando decide construir la casa. Me llamó poderosamente la atención su amplio salón con un enorme ventanal que sustituía a una de las paredes, y lo que hacía que aquel espacio se convirtiera en una privilegiado mirador al hermoso valle de Mijares con sus prados y árboles y como fondo la emblemática sierra


del Cuera que se eleva por encima de los 1300 metros, y desde el mismo lugar a la izquierda se divisa el mar Cantábrico. Como decía Melendi en la canción que le dedica a Asturias “el jardín de Adán y Eva estaba en terri- torio astur”. Ciertamente no es el pa- raíso terrenal del que se habla en la Biblia, pero si ese existió se le tiene que parecer mucho. Lo que conoce- mos como llave en mano de la casa, le fue entregada en el transcurso del año 1968, y hasta 1981, año de su jubilación, alternÓ la metrópoli ma- drileña no solo en las vacaciones de verano, también muchos fines de se- mana largos. Aquí Nicolás en compa- ñía de su familia encontraba la paz, su inspiración y el descanso. Nicolás Muller, nació en Oroshá-


za, Hungría, en 1913. Se doctora en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad de Szeged. Terminados sus estudios se dedica a lo que siem- pre amó, la fotografía, e ilustra cua- tro libros publicados en Budapest en 1937-38. Fue en 1938 cuando se vio obligado a salir de su país debido a la ola de antisemitismo delirante que invadía todo Centroeuropa liderada por el nazismo. Nicolás en sus memorias evoca recuerdos anteriores cuando aún era un niño, cuando comenzaron a formarse las bandas de los “ébredö”


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52