This page contains a Flash digital edition of a book.
(Despiertos), que así se llamaban los que años más tarde conoceríamos como los nazis; y no se olvida cuan- do con 6 años a la salida de la escuela dos mozalbetes le atacaron con pa- los, le pegaron y le insultaron llamán- dole “judío apestoso”. Recuerda que no lloró hasta llegar a casa, en donde su madre le desnudó, le lavó la san- gre y la vio llorar. Y cómo al padre de su prima preferida, Irene, el tío Mis- ka, que era la persona más querida y respetada en Orosháza y en donde tenía la mejor farmacia, fue apalea- do en aquella ocasión por las fuerzas de ocupación rumanas (los llamados “dozechechinch”). Nicolás Muller vi- vió siempre, según cuenta, con esos temores y la sensación de provisio- nalidad y muy pocas veces dejó de atormentarle. Cuenta Muller que el día que Hit-


ler entró en Viena, sin tardar su padre le llamó para decirle que se prepara- ra para marchar, estaba claro que su


10 - Luz y Tinta


mundo de un día para otro daría el gran vuelco. La preparación para la huida no


era difícil. Un pequeño baúl, una maleta y su máquina de fotos fue- ron todo su equipaje. Así empezó su éxodo que duraría más de diez años, hasta que por fin le empezaron a salir raíces nuevas, cuando con treinta y cinco años llegó a Madrid, con mujer, hijo y medio, dos Rolleiflexes y unas cuantas fotografías para buscarse un sitio bajo el sol. Su primer destino de emigración


fue París. Para evitar pasar por Aus- tria, ocupada por los nazis, tomó la dirección sur, hacia Italia. Nicolás Muller comenta su pri-


mera experiencia en la fascista Italia: paseando delante del palazzo Duca- le vio a un mendigo harapiento que dormía entre las palomas. Le pareció una foto interesante y la hizo. Segun- dos más tarde apareció a su lado un “carabiniero”, diciéndole que estaba


prohibido hacer ese tipo de fotos y exigiéndole el rollo.Sacó el rollo de la cámara y lo tiró al canal. Por suer- te no hubo consecuencias, pero a lo mejor hubiera podido haberlas. De Venecia a Verona, Milán, y por fin de ahí a París. A su llegada a París la guerra civil


española tocaba su fin, faltaba muy poco para la batalla del Ebro y el úl- timo de sus amigos que se alistó en las Brigadas Internacionales nunca lo volvió a ver. Recuerda que antes de partir, la radio húngara en la guerra civil española siempre era favorable a los “nacionales”, para él y sus ami- gos la visión era un poco novelesca, sobre todo al principio. De un lado los buenos: Azaña, Largo caballero, y Miaja. Del otro los malvados suble- vados: Franco, Queipo y los moros. A medida que la contienda avanzó hacia su desenlace, el bombardeo de Guernica, la Legión Cóndor, las tro- pas italianas, etc. Ya se veía claro lo


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52