This page contains a Flash digital edition of a book.
Como en la época medieval


nuncian el hecho de que muchas de las refugiadas que cruzan la frontera hacia la vecina Tailandia, no lo ha- cen solamente por la necesidad de alimentar a sus familias, lo hacen por que huyen de los llamados batallones de violadores. Organizaciones birmanas en el


exilio denuncian que la Junta Militar ha desarrollado una política de “licen- cia para violar” para aterrorizar a las mujeres opositoras al régimen. Bajo este sistema las tropas de la Junta Militar torturan, matan o mantienen como rehenes a aquellas que consi- deran son las cabecillas de las aldeas. Resulta indignante e inconcebible


que sucedan estas cosas en el segun- do milenio de la humanidad, pero desgraciadamente viajando libremen- te por el país pueden verse niñas, mujeres incluso embarazadas que son utilizadas en labores forzadas por los


militares, ya sea como animales de carga o construyendo carreteras como las que hacían hace dos mil años los romanos. Médicos sin Fronteras no es la


primera vez que denuncia estas si- tuaciones y no solo que las mujeres sean forzadas a realizar estos traba- jos, sino que también son golpeadas, violadas y que en muchas ocasiones mueren como resultado de estos tra- tos o por las diferentes enfermedades producidas la depauperación de los lugares donde habitan y se ven forza- das a realizar estos trabajos. Pero me consta que al margen de


estas circunstancias donde se ve a estas niñas y mujeres trabajando de forma forzada, existe otra vida para- lela donde las mujeres llevan a cabo con el riesgo de sus vidas actos de resistencia, tratando de luchar contra estos abusos. Con la ayuda de organi-


zaciones humanitarias se han creado grupos de mujeres que mediante una especie de clínicas móviles llegan a las áreas más remotas del país, para ofrecerles cuidados y educación sani- taria y de nutrición y cuidan de los niños que se encuentran en situacio- nes extremas. Para muchas de estas heroínas,


lamentablemente, la única manera de sobrevivir es fugarse como refugiadas en los países vecinos como Tailandia, Bangladesh o China. Pero el camino no es fácil, desgra-


ciadamente muchas de estas jóvenes mujeres caen en las fauces de las ma- fias locales de estos países y termi- nan siendo explotadas como esclavas sexuales en Tailandia y China, pasan


Pasa a la página 13 9


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54