This page contains a Flash digital edition of a book.
Un dinámico hombre de negro


con gabardina, paraguas y maletín, cruzaba la calle a grandes zancadas persiguiendo un escurridizo negocio. El hombre avanzaba dejando atrás la lluvia. Parecía que amainaba. Embrague,


primera, acelerador,


segunda… y unos metros más allá, freno y otra parada.


Bajo un paraguas unisex, se ocul-


taba un cuerpo con pies pequeños, como de mujer, envueltos en depor- tivas blancas. Firme en la esquina, esperaba a su pareja. Era el punto de encuentro de una cita romántica bajo el aguacero. Cuando el claxon del co- che de atrás sonó, solté la cámara y arranqué. Me faltó tiempo para ser testigo del beso de agua de lluvia, y


despejar la incógnita de los sexos. Me alejé con la duda de si ella sería él. En la cuesta de Claudio Moyano


había dos hombres: uno de bronce quieto y otro que se movía. La es- tatua, que lo es desde hace mucho, tenía experiencia en aguantar las trombas sin inmutarse. El hombre ca- minaba agarrado al paraguas sin mu-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54