This page contains a Flash digital edition of a book.
Escribir con la luz


La mujer birmana


En general los historiadores escri- ben solo la historia de los hombres. Por mucho que se proclame muy alto su ambición de reconstruir la totali- dad del pasado humano, en realidad se aprovecha la ambigüedad que en muchas lenguas confunde en un mis- mo vocablo los representantes del genero humano en general y los del sexo masculino en particular para con el pretexto de explicar la historia de los “hombres” limitarse siempre a los maridos, hermanos, hijos y padres. Hijas, mujeres, hermanas y madres quedan embarcadas silenciosamente como pasajeros clandestinos, exis- ten solo de modo secundario. Es más, cuando una mujer destacaba en los


anales de la humanidad, se sospecha- ba que traicionaba su feminidad. Jua- na de Arco fue enviada a la hoguera, en parte, porque se obstinó en vestir como un hombre. Pero, por mucho respeto que se


pueda tener por la historia tradicio- nal, conviene no admitir acrítica- mente sus criterios. Durante mucho tiempo, por ejemplo se consideró al pueblo como una masa confusa; tan solo los príncipes tenían derecho a ser protagonistas. Las gentes en ge- neral, eran solo instrumentos para sus éxitos, primero los esclavos, después se pasó de la esclavitud de las cade- nas a la esclavitud de los salarios, pero siempre fueron los trabajadores


anónimos con cuyo esfuerzo se llena- ban sus cofres y graneros, ganaban o perdían sus guerras, vivían y morían por ellos. Aceptación o rechazo, obe- diencia pasiva o rebelión sangrienta, tal era la respuesta sin matices del siervo a su dueño. En los antiguos relieves, al igual que en los frescos egipcios, impera la figura del rey; es una figura identificable que contrasta con los restos insignificantes, imper- sonales, de cuantos les rodean. Recuerdo como en mi juventud me impactó el primer poema de Bertolt Brecht que llegó a mis manos abrién- dome los ojos: Preguntas de un obrero ante un libro. Hay una pregunta para


7


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54