This page contains a Flash digital edition of a book.
LUZ Y TINTA


Para muchas de estas heroínas, lamentablemente, la única manera de sobrevivir es fu- garse como refugiadas en los países vecinos como Tailandia, Bangladesh o China


Los transportes en el interior de Birmania


a ser cautivas de estas organizaciones criminales, sin pagas, y expuestas a uno de los riesgos más altos de infec- ción por HIV. A pesar de todos estos infortu-


nios, las mujeres birmanas no pierden la esperanza de alcanzar un día la de- mocracia en su país, y de la misma manera que su líder, la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, quien dijera un día que “la educación y el fortalecimiento del poder de las mu- jeres a través del mundo no puede fa- llar en dar por resultado una vida más solidaria, tolerantes, justa y pacifica para todos”. Después de viajar por Birmania es


muy difícil olvidar aquellas imágenes, y sobre todo cuando observo el ins- tante que han fijado mis fotografías,


una terrible situación, asombrosa para los tiempos que nos toca vivir. Vaya desde aquí mi más profun-


da admiración y solidaridad hacia las mujeres birmanas, que son un ejem- plo de lucha y de gran espíritu en defensa de sus ideales de justicia e igualdad, poniendo en peligro lo úni- co que les queda, la vida, frente a un sistema criminal y opresivo, mientras nuestro llamado primer mundo, el “ci- vilizado”, durante todos estos años ha mirado para otro lado, y como en tantas ocasiones se ha lavado las ma- nos como Pilatos. Claro…, en Birmania no hay gran-


des reservas de petróleo que pueda ambicionar el mundo capitalista de- sarrollado, su mayor actividad eco- nómica es el aceite, arroz, nueces de tierra, ámbar, teca y jade.


De Birmania volamos a Singapur


para poder regresar hacia Europa. Los carteles publicitarios del aeropuerto de Barajas en Madrid nos hicieron volver a nuestra realidad cotidiana, hermosas mujeres anunciando nuevas fragancias y sugerentes ropas inte- riores. Es otra realidad, pero como siempre, la sociedad dominante actúa mediante el mito para modelar a la mujer que desea, aquella de la que tiene necesidad. Siempre me preguntaré cómo se


contará la historia de las mujeres bir- manas dentro de 200 años... Una vez más olvidaba que la historia la hacen unos y la escriben otros.


JOSÉ LUIS CUENDIA, “GUENDY” 13


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54