This page contains a Flash digital edition of a book.
entre otras acepciones, concordar. Por tanto, lo congruente es lo que sirve para formar un con- junto homogéneo, cierta manera de pensar de cada uno o de un deter- minado grupo.


Por todo ello, podemos decir que coherencia significa mantener la relación y la armonía en un conjunto de ‘cosas’ (materiales, pensamien- tos), y para eso hace falta tener las ideas cla- ras, mediante un estudio crítico previo (análisis, comprensión, valoración y decisión). Dicho estu- dio crítico exige tomar decisiones distintas según los cambios que se pro- duzcan en las cosas, en los intereses o en la infor- mación, según se rija uno por principios lógicos, éticos o lúdicos.


No es nada difícil detec- tar en nuestra conducta infinitos casos de incohe- rencia, a pesar de que intentemos convencer al interlocutor o al ‘au- ditorio’ de todo lo con- trario. Y no es siempre por interés de engañar sino porque a veces nos equivocamos, ya sea por desconocimiento de los conceptos o de los he- chos, ya por ignorancia de las reglas de la Lógi-


25


ca.


La coherencia, por sí misma, no garantiza más que las leyes del proce- so. Por tanto, no implica la verdad ni la bondad de lo que se dice o hace. Solo muestra que se ha seguido un camino sin fallos, al partir de un determinado principio o posición.


La coherencia individual o parcial solo exige a cada uno no desviarse de ‘sus’ propios puntos de partida, basados en sus particulares valores y saberes. Mientras que la coherencia general (según la Lógica) exige pensar que los valores, principios y reglas que conforman cualquier proceso de análisis y


valoración, ‘valen’ para todo el mundo libre y ‘sano’, o que, al menos, nadie puede refutarlos, razonablemente.


Este estrecho vínculo entre pensamientos, emocionalidad y corpo- ralidad es lo que hace que cuando percibimos alguna “incongruen- cia” entre lo que se dice mediante el lenguaje verbal y lo que se expre- sa a través del lenguaje no verbal, nos produzca duda…


Cuando en una conver- sación sentimos “con- gruencia” en nuestro interlocutor, naturalmen- te nos genera tranquili- dad y confianza ya que nos permite presuponer que lo que dice es cohe-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30