This page contains a Flash digital edition of a book.
todo lo demás”. Como observamos que la mayoría de la po- blación ha adoptado este comportamiento nos parece de lo más normal. Es un hábito tan arraigado que ni siquiera repare- mos en él. Nos parece “normal” tole- rar estas interrupciones y dejar con la palabra en la boca a la persona con la que estamos hablando o la tarea que estamos realizando. Muchos otros no consideran como interrupción escrutar durante un par de segundos su móvil vibrante para decidir si responden o no. Otros tie- nen la extraña costumbre de respon- der en esas situaciones con un “ahora no puedo atenderte, estoy reunido u ocupado, llámame más tarde”, de- mostrando que desconocen que exis- te una función que se llama buzón de voz que sirve justo para evitar esas situaciones. Escucha pobre. Estos hábitos atentan continuamente contra


¿Estás preparado para dejar de


"ir a trabajar" e


"ir a conseguir"?


la escucha efectiva, la habilidad nuclear en comunicación y en el trabajo colaborativo de las organizaciones. Las variadas consecuencias negativas que provocan


son bien


“LA FoRMA MáS EFECTIvA DE


HACER REALIDAD TUS SUEÑOS ES DESPERTáNDoTE.”


– PAuL vALERY, PoETA FRANCéS


conocidas por todos. Todas ellas ejercen un impacto negativo en la productividad de las personas, es decir, en sus resultados. Pero también generan consecuencias tivas


“intangibles”.


Entre ellas sobresale el “no me siento escu- chado por él/ella” que, realmente, significa “no le importa lo que


digo, pienso, sugiero… yo no le importo”. Los jefes y directivos de las organizaciones en todo el mundo se sorprenden y quejan de la baja involucración de sus empleados, como muestran de forma contumaz las en- cuestas e investigaciones de mercado que continuamente aparecen. Sin duda las razo- nes son variadas, pero una de las principale- ses “la falta de escucha de mi jefe”. Te sugiero que evites las excusas, como p.e.: “es que no tengo tiempo para escucharles” y decidas aprender - y practicar - la habilidad de escuchar de forma efectiva a tus “clientes internos” y te sorprenderás con el incremen- to de su involucración y, como no podría ser de otra forma, de su productividad, bienestar y la mejora de vuestra relación.


Jaime bacás 11


nega-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32