This page contains a Flash digital edition of a book.
[


LA POLÍTICA VIGILADA


Julian Paul Assange. Editor y el portavoz del sitio web WikiLeaks.


lado, ser comprensivo con estas dificultades. Toda crítica que no parta de ambas actitudes –respeto a la dificultad de la política y benevolencia hacia los que se dedican a ella– no será todo lo radical que podría ser para impugnar con buenas razones sus evidentes deficiencias”. Existe un pálpito de exigencia nueva. Impacien-


38 48


te. Ya hemos esperado demasiado. A menos trans- parencia, más vigilancia. A menos participación, más control. A menos rendición de cuentas, más fiscalización. A menos comunicación e informa- ción, más visualización y geolocalización. A menos democratización… más democracia. No hay vuelta atrás. La política debe ser rescatada de su deriva. Y no sobran brazos, dentro y fuera de las organiza- ciones políticas. Y, quizás, también necesitaremos nuevos instrumentos. Exploremos. Juntos. Inapla- zablemente. Urgentemente. Joichi Ito, Director del Media Lab del Instituto


Tecnológico de Massachussetts, apuntaba en una entrevista durante un viaje a Madrid: “El efecto a largo plazo es que la revolución digital cambiará completamente los gobiernos y los mercados. El cambio va a ser tan sustancial que ni siquiera po- demos imaginarlo en estos momentos y esto puede que ocurra en 50 años, no sé cuando se producirá exactamente. Cuando se derrumben las barreras y todo el mundo pueda estar conectado, cuando el software nos permita comunicar y dar el poder al ciudadano, todo cambiará. El mercado asume que todo el mundo es egoísta y que el comportamien- to egoísta es la fuerza que permite la asignación de recursos. Esta metáfora funcionaba en un con- texto de escasez. No creo que los mercados y los banqueros vayan a arreglar esto. Creo que, de algún modo, algo contribuirá a que cambien las cosas. El


Febrero 2012


software de código abierto, las ONG, los emprende- dores sociales, las redes sociales e Internet servirán para dar el poder a la ciudadanía”. El titular que encabezaba la entrevista era una


de sus frases: Las voces serán más importantes que los votos. Me impresionó por su contundencia pro- vocadora. Pero, rápidamente, me pareció inspira- dor y lúcido. Y muy oportuno para tomar el impul- so a finales de julio de 2011 que me ha permitido llegar hasta aquí. Pero estos cambios no llegarán solos, ni por la


suave pendiente de la inercia. No, se trata de un ca- mino posible, pero no seguro. La tecnología social, en su capacidad disruptiva y su penetración global puede favorecer un ecosistema digital en el que las personas puedan reconstruir su identidad personal y colectiva. Pero debe- remos empujar para garantizar el poder de los sin poder. La tecnología social


nos hace la vida más fácil, extraordinaria- mente cómoda, pero no puede simplificar nues- tro pensamiento y com- portamiento a riesgo de clonarnos socialmente. Debemos esforzarnos en pro de la pluralidad y la diversidad, garan- tes de la libertad.


Antonio Gutiérrez-Rubí www.gutierrez-rubi.es/la-politica-vigilada @antonigr


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56