search.noResults

search.searching

dataCollection.invalidEmail
note.createNoteMessage

search.noResults

search.searching

orderForm.title

orderForm.productCode
orderForm.description
orderForm.quantity
orderForm.itemPrice
orderForm.price
orderForm.totalPrice
orderForm.deliveryDetails.billingAddress
orderForm.deliveryDetails.deliveryAddress
orderForm.noItems
de todo Houston, la mayoría jóvenes afroamericanos o latinos. Muchos de ellos nunca antes habían visto teatro. Yo estaba verdaderamente aterrada porque los adolescentes son críticos exigentes, dan su opinión sin reparos y te hacen saber lo que sienten. Pero estos chicos fueron, sin lugar a dudas, el mejor público que he tenido en mi vida. Se rieron, lloraron, aplaudieron de pie el discurso de graduación de Eva. La sala cobró vida de una forma tan pura y genuina. Los adultos a veces nos olvidamos de eso. José y yo organizamos una platica con ellos, y todos tenían sus propias historias. Algunos contaron que eran hijos de padres indocumentados, y que nunca antes se habían puesto a pensar en todo aquello que sus padres tuvieron que dejar atrás para que ellos pudieran llevar la vida que llevaban en los Estados Unidos. Otros dijeron que ver esta obra los hizo querer escribir, y que nunca pensaron que ser escritor fuera una posibilidad para ellos hasta ese momento.


TS: Quería preguntarte sobre la colaboración con Jo Bonney, la directora. ¿Qué te llevó a querer trabajar con ella? HB: Jo Bonney es una de las directoras cuyo trabajo me dejó fascinada cuando me mudé a Nueva York. Su trabajo es real, pero con elementos teatrales. Ella entiende matices y su estilo es natural, pero permite que la historia informe lo teatral. No fue nada fácil encontrar a alguien que dirija esta obra, tuve que hacerme muchas preguntas dificiles sobre las necesidades de la obra, sobre representación y mis propias habilidades y debilidades. Al fin tenía muchas ganas de trabajar con una directora con experiencia que tuviese un gran dominio su disciplina. En verdad Jo no tiene otro interés aquí aparte de su deseo de honrar a estos personajes y a esta historia.


TS: ¿Puedes contarme un poco sobre la decisión de hacer que Billy sea pastor de la Iglesia Unitaria? ¿Por qué era importante eso para ti? HB: Cuando eres hija de un pastor, pasas muchos domingos en la iglesia. Tengo recuerdos claros de mi padre sentado en la mesa de la cocina toda la semana escribiendo el sermón, murmurando las frases por toda la casa. Al igual que Billy, él es un hombre muy amable y considerado, que piensa que siempre hay lugar en la mesa para todos.


El Movimiento Santuario surgió en la década de 1980 en Tucson, Arizona, cuando muchos centroamericanos venían huyendo de guerras brutales en Guatemala y El Salvador. Reagan aprobó leyes que intentaban evitar que estos refugiados pidieran asilo político, y en su lugar los designó como "migrantes económicos". Muchos grupos religiosos (presbiterianos, unitarios, católicos, judíos y cuáqueros) comenzaron a darle asilo a estas personas para evitar que las deporten, lo que resultaria en una muerte segura. La Iglesia Unitaria de Tucson esta muy activa con respecto a la protección de migrantes. Trabajan con la organización No Más Muertes, que brinda ayuda humanitaria a las personas que cruzan la frontera.


Billy encontró a Anita y a su hijo al borde de la muerte mientras hacia su labor humanitario en el desierto junto a la Iglesia Unitaria. Cuidó de ella hasta que se recuperó, se enamoraron perdidamente y nunca miraron atrás. A pesar de todos los obstáculos que aparecen en el camino, es eso, ultimadamente, lo que hace que esta obra sea una gran historia de amor.


TS: ¿Cómo llegaste a desarrollar la relación de Billy con su hijastro, Christian? HB: Crecí en una casa llena de hombres. Tengo tres hermanos y tres hermanastros. Mi padrastro tuvo un papel muy importante en la vida diaria con mis hermanos, y yo los vi tratar de manejar esa compleja dinámica.


Creo que la relación entre Billy y Christian tiene que ver con el amor que estos dos hombres se tienen y lo mucho que se necesitan mutuamente, y como navegan esta relación de padre e hijo aun cuando no los une la sangre. Obviamente, Christian se siente


72 MILES TO GO... UPSTAGE GUIDE 7


traicionado y devastado al descubrir que que es indocumentado y que Billy no es su padre biológico. La historia de Christian a lo largo de la obra, despues de convertirse en padre, es darse cuenta de que él haría por su esposa e hijos lo mismo que hizo Billy. Creo que Billy realmente esperaba una especie de amnistía para los indocumentados. ¿De qué le sirve decirle a su hijo que no puede cumplir su sueño, cuando tal vez sí pueda cumplirlo? Y Billy tiene que reconciliar la realidad del mundo en el que vive con la manera en la que crio a su hijo.


TS: ¿Cómo haces para mantener viva la inspiración artística? HB: Creo que lo que está sucediendo con las personas indocumentadas es el mayor problema de derechos humanos de esta generación. Como persona privilegiada que tiene una voz y una plataforma para hacerse escuchar, yo creo que tengo la responsabilidad de hacer todo lo que está a mi alcance para prestarle atención a este asunto. Marsha Norman nos lo decía constantemente, "hay que prestar atención". Esa es nuestra responsabilidad como escritores. Y esto es a lo que tenemos que prestarle atención hoy en los Estados Unidos.


TS: ¿Tienes algún consejo para cualquier joven que desee escribir para el escenario o la pantalla? HB: El viejo dicho dice "escribe sobre lo que conoces". Antes odiaba ese dicho porque me parecía que iba en contra de la imaginación. Pero con los años me he dado cuenta de que no se trata tanto de ser literal, sino más bien de escribir sobre aquellas partes de ti que más te asustan. ¿Qué te hace vulnerable? ¿Cuáles son tus luchas internas más profundas? Creo que lo que sucede con muchos escritores que están iniciando, y lo digo desde mi propia experiencia, es que su primer instinto es irse en contra del mundo. O intentar ser ocurrentes, comerciales, llamativos o responder a las modas. Cuando tienes el valor y la humildad para dejar eso de lado y escribir desde tu yo más profundo, más empático y honesto, es entonces cuando podrás conectar con las historias que solo tú puedes escribir. También es importante aprender a tener disciplina. Para mí, la diferencia entre ser principiante y ser profesional fue aprender a escribir cuando escribir era la última cosa que quería hacer, algo que sucede a menudo.•


Jacqueline Guillén, Tyler Alvarez, y


Triney Sandoval en 72 Miles to Go... Fotografía: Jeremy Daniel


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24