search.noResults

search.searching

dataCollection.invalidEmail
note.createNoteMessage

search.noResults

search.searching

orderForm.title

orderForm.productCode
orderForm.description
orderForm.quantity
orderForm.itemPrice
orderForm.price
orderForm.totalPrice
orderForm.deliveryDetails.billingAddress
orderForm.deliveryDetails.deliveryAddress
orderForm.noItems
la producción técnica y en el teatro es crear un ambiente abierto y colaborativo. Todos nosotros, los actores, los diseñadores y el equipo de stage management, nos unimos para hacer esta producción porque nos apasiona contar la historia de la autora, y por eso me llena de emoción cada una de las posibilidades que se gestan en la sala.


TS: Para ti, ¿de qué se trata 72 Miles to Go...? ¿Te parece que producir esta obra en 2020 tendrá alguna impacto en la forma de tratar a los inmigrantes indocumentados en este país? JB: Primero que nada, 72 Miles se trata de una familia, y concretamente, de una familia estadounidense. Con Hilary hablamos de que esta es una historia de amor entre Anita y Billy, pero tambien la historia de sus tres hijos, Christian, Eva y Aaron, y su forma de atravesar los años que marcarán su persona. La familia comparte las fechas importantes que son universales y comunes a todas las culturas: cumpleaños, aniversarios, bailes y ceremonias de graduación, primeros empleos, matrimonios y el nacimiento de los hijos.


La familia es una compleja combinación de personas de distintas generaciones de origen mexicano-estadounidense, estadounidenses de primera generación (es decir, que EE. UU. es el único país y única cultura que conocen), e inmigrantes indocumentados. Esto pone a la familia, y a las vidas de estos niños, en el centro de un drama socio- político mayor, que es la actitud problemática que Estados Unidos tiene hacia los inmigrantes. La historia recorre, a lo largo de ocho años, y cuenta como cada uno de los miembros de la familia es afectado. No puedo asegurar que presentar esta obra afectará de algún modo las polizas actuales, pero sí espero que pueda reorientar el discurso y poner el enfoque en el individuo.


TS: A la hora de seleccionar el elenco, ¿qué estabas buscando? ¿Qué características necesitabas? JB: Queríamos contar no solamente con un reparto de ascendencia latina, sino también con el mayor número posible de actores méxico- estadounidenses. Durante la selección, nos enfocamos en formar una familia creíble y en hallar un elenco que tuviera un compromiso sincero con darle voz a esta historia. Abarcar un período de ocho años es un gran desafío, en especial con personajes adolescentes, y tuvimos muchísima suerte con este increíble reparto.


TS: ¿Cómo se manifestará la obra desde el aspecto visual? ¿De qué maneras estás colaborando con todo tu equipo de diseño? ¿Habrá música original?


Jacqueline Guillén, Triney Sandoval, Tyler Alvarez,


y Bobby Moreno en 72 Miles to Go... Fotografía: Jeremy Daniel


JB: Tengo una larga trayectoria junto a varios de mis colaboradores y, como siempre, confío en su experiencia y aportes para que me ayuden a poner la obra en contexto. La fragilidad que tiene el sentido de "hogar" para esta familia sentó las bases para que Rachel Hauck, mi escenógrafa, y yo concretaramos el concepto para el escenario. Para mostrar el paso del tiempo (ocho años, desde 2008 hasta 2016, durante la presidencia de Barack Obama) y los diferentes lugares, hacía falta tener un espacio fluido, algo que Lap Chi Chu, nuestra diseñadora de iluminación, podía crear a la perfección. Deposito mi absoluta confianza en Emilio Sosa, que ha trabajado conmigo durante casi veinte años, para encontrar el vestuario justo cuidando hasta el último detalle, y llevar los personajes de la adolescencia a sus veintitantos. El sonido de la obra es algo de lo que mi diseñadora de sonido, Elisheba Ittoop, tiene un manejo impecable. Como bien observó, jóvenes como ella y los de la obra son una especie de "niños de la tercera cultura", que combinan elementos y estilos musicales hasta formar una fusión híbrida que se adapta a ellos. Esto se da más que nada en ciudades hermanas sobre la frontera como Tucson y Nogales.


TS: ¿Cómo haces para mantener viva la inspiración artística? ¿En qué otros proyectos estás trabajando? JB: No quiero sonar superficial, pero la vida misma me llena de inspiración. No deja de exigirnos que miremos a nuestro alrededor y nos hagamos responsables de lo que sucede, que contemos las historias de nuestro tiempo. Me entusiasma saber que una obra que dirigí hace dos temporadas, Cost of Living, de Martyna Majok, llegará a Broadway este otoño y tendrá la posibilidad de ser vista por un público mucho más amplio. Es una obra muy bella, desgarradora y cómica. Además, ganó el Premio Pulitzer en el 2018.


TS: ¿Tienes algún consejo para cualquier joven que quiera dirigir obras de teatro? JB: El teatro te abre las puertas a un mundo de posibilidades fantásticas, pero también puede ser una especie de burbuja herméticamente cerrada. Les aconsejaría que no pierdan el contacto con otras formas de arte, que vayan a ver música en vivo, danza y artes visuales tanto como van al teatro, y que viajen siempre que sea posible, para ver el mundo desde una perspectiva diferente. No pierdan la sed de contar esas historias que los emocionan y que sienten como un reto personal.•


72 MILES TO GO... UPSTAGE GUIDE 11


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24