search.noResults

search.searching

dataCollection.invalidEmail
note.createNoteMessage

search.noResults

search.searching

orderForm.title

orderForm.productCode
orderForm.description
orderForm.quantity
orderForm.itemPrice
orderForm.price
orderForm.totalPrice
orderForm.deliveryDetails.billingAddress
orderForm.deliveryDetails.deliveryAddress
orderForm.noItems
OBSERVACIONES SOBRE EL DISEÑO


RACHEL HAUCK—DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA Dar con la apariencia adecuada de la casa para 72 Miles to Go... ha sido todo un placer, pero también todo un reto. La obra relata la historia de una dinámica familia de cinco integrantes a quienes los divide la frontera sur. El desafío de diseñar este escenario es doble.


Lo primero es poder captar la sensación del hogar y la vida de los personajes atravez de la textura, el color y el detalle. La familia está atravesando dificultades económicas, con dos hijos en la preparatoria y uno que intenta conseguir empleo. Hay una combinación de estética mexicana y estadounidense. Por mi parte, eso significa darme cuenta de cómo lucen las vidas de estos personajes, y hacerlo de un modo íntimo, específico y muy detallado.


Tambien es imprescindible que mientras preparan la comida, conducen el coche, planchan la ropa, dan sermones y discursos de graduación, que la acción de la obra no se detenga a esperar los cambios del escenario. Ese requisito es tan importante como cualquiera de los otros. El reto está en hallar la manera de introducir los detalles indispensables de cada lugar para que el público se ubique, permitir que la acción de la escena transcurra con naturalidad y lograr que sea posible comprender a los personajes e identificarse con ellos.


Dentro de eso, también es fundamental que quede lugar para todos los otros espacios a los que la historia necesita poder llegar, tanto en lo logístico como en lo emocional. El interior de la casa debe sentirse pequeño (bien pequeño), pero familiar, lleno de amor y carencias. La presencia del muro fronterizo tiene un gran peso en la vida de esta familia. Aunque en sí no es un lugar donde transcurre la obra, dimos con la forma de instalar la sensación de que hay un muro en el escenario, junto con los cables del teléfono que se extienden a través de las fronteras y que son esenciales para esta familia.


LAP CHI CHU—DISEÑO DE ILUMINACIÓN Una de las tareas más importantes que el equipo de diseño tiene en la obra 72 Miles to Go... es que la acción no se detenga entre una escena y otra. La obra tomo lugar en muchos lugares diferentes en el transcurso de ocho años. Entre cada una de las escenas, intensa y sensible, es necesario que haya alguna especie de cambio en el escenario. Seguimos contando la historia de la obra a medida que ponemos en escena un local tras otro. Como diseñadora de iluminación, me he preguntado algo que también consulté con Jo Bonney, la directora: "¿La iluminación debería seguir la acción de la escena que recién termina (a modo de gesto visual que refuerce


18 ROUNDABOUT THEATRE COMPANY


nuestra comprensión de lo que acaba de suceder) o deberíamos usar la iluminación como un gesto visual que nos lleve a la próxima escena?"


La luz es un medio que puede cambiar rápido o lentamente, o con la claridad que sea necesaria. Es posible usar la luz para comenzar o terminar escenas casi instantáneamente. Estoy todo el tiempo anotando ideas visuales y de iluminación que podrían ayudar a articular o contextualizar cada una de estas transiciones.


De hecho, mientras redacto esta serie de observaciones sobre del diseño de iluminación, muchas de esas ideas aún están fluyendo. Algunas van a implementarse, y muchas otras se descartarán. Pero mis colaboradores y yo tendremos múltiples oportunidades para probarlas y escoger las que sean mejores para contar esta historia. Vamos a poner a prueba estas ideas durante los ensayos de la obra, los ensayos técnicos y, por último, en el preestreno.


ELISHEBA ITTOOP—SOUND DESIGN Algo de lo que hablé con Jo Bonney, la directora, y con Hilary Bettis, la autora, es la idea de ser una "persona de tercera cultura". Tiene que ver con la manera en que yo crecí, y con la forma en la que los jóvenes de esta historia están creciendo. Ser de una "tercera cultura" significa que abarcas dos o más culturas. En mi caso, nací en una familia de ascendencia india e inglesa, y nos mudamos a Carolina del Norte cuando yo era muy pequeña. Esas tres culturas forman parte de quien soy. No puedo decir que tengo una sola cultura, sino que las tres han marcado mi niñez y juventud, y cómo veo y percibo el mundo. También veo eso en los integrantes de esta familia: son una fusión de dos culturas distintas cuyas vidas se vuelven increíblemente difíciles debido a una frontera impuesta por el gobierno.


Yo trabajo para resaltar estos mundos atravez del sonido y la música. ¿Qué significa no ser del todo parte de una cultura, y que el país en el que creciste no te reconozca ni te acepte completamente? Las personas de la tercera cultura crean una cultura propia, una especie de fusión que se ajusta a su identidad. Esto es lo que espero lograr con el diseño de sonido en 72 Miles to Go..., es decir, la sensación de abarcar dos culturas, que a veces se mezclan a la perfección y que otras veces están en conflicto entre sí.•


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24