This page contains a Flash digital edition of a book.
14 Vacuno


Puntos clave de bioseguridad en las explotaciones de bovino lechero


Los objetivos primordiales y generales de cualquier plan de bioseguridad son evitar las nuevas infecciones, asumiendo que una de las principales vías de entrada de enfermedades o peligros es el exterior, incluyendo la introducción de animales de fuera de la explotación, tanto por nueva adquisión como por animales que vuelven después de haber estado fuera.


Susana Astiz Blanco


Departamento de Reproducción Animal (INIA)


La bioseguridad como definición es el conjunto de normas y medidas preventi- vas destinadas a mantener el control de factores de riesgo procedentes de agentes biológicos, físicos o químicos, logrando la prevención de impactos nocivos provo- cados por dichos agentes. Este concepto aplicado al sector de la producción ani- mal, y en concreto en el bovino lechero y la producción de leche, implica una serie de medidas y estrategias para el aisla- miento y control de entradas en la pobla- ción de animales. Normalmente supone una inversión extra en las explotaciones, y debemos luchar porque sean interpre- tadas como esto: como inversión, y no como un gasto, ya que las medidas ópti- mas de bioseguridad son extremadamente relevantes y en muchos casos supondrán un ahorro importante de dinero, al evitar determinados impactos nocivos en las explotaciones (Buxadé, Albéitar 2001). Por lo tanto, los objetivos primordiales y generales de cualquier plan de biosegu- ridad son evitar las nuevas infecciones, asumiendo que una de las principales vías de entrada de enfermedades o peli- gros es el exterior. Cuando se piensa en “el exterior”, un factor muy relevante es la introducción de animales de fuera de la explotación (tanto la compra de animales nuevos, como la vuelta de animales tras visitar ferias y con- cursos, pastos, etc.), pero no es el único. También debemos incluir en un plan de bioseguridad, el control de animales extraños a la granja, las visitas, los profe- sionales que deben entrar a las instalacio- nes periódicamente, transportistas, etc. El control de todos estos factores externos


incluye planificación desde un principio, desde la ubicación de la explotación, el diseño de instalaciones (entradas, salidas y circulación intraexplotación), ubicación de almacenes, lazaretos, cuarentenas, vallado de la granja, control de entradas y salidas, pediluvios y fosas de desinfección.


Todo plan de bioseguridad debe incluir un protocolo de factores a tener en cuenta, medir o controlar, en caso de que sea posible, a la hora de introducir animales nuevos en la explotación.


Además, y no es menos importante, la bioseguridad contempla la minimización o impedimento de la diseminación de las infecciones dentro del rebaño, redu- ciendo el tiempo de mantenimiento de posibles reservorios de las enfermedades, minimizando el contacto y con ello la diseminación intrarrebaño de los mismos y, además, protegiendo a la población de manera que sea lo menos susceptible posi- ble a los peligros. Esto último es lo que se denomina biocontención, que es una parte esencial de la bioseguridad e incluye el manejo de la basura, la circulación de animales en la explotación, la confección y aislamiento de lotes en la medida de lo posible, eliminación de cadáveres, vacu- nación del rebaño para evitar contagios, etc. (Dargatz, 2002).


Hasta ahora se está en “abstracto”, definiendo medidas de bioseguridad “uni- versales”, que realmente son aplicables a cualquier sistema de producción animal y a cualquier enfermedad.


Cuando se comienza a concretar y a pensar en planes de bioseguridad para una explotación determinada, en primer lugar se debe tener claro que depen- diendo de la región, zona y país se ten- drán tipificados los riesgos e identificadas las enfermedades y patógenos que podrán introducirse, conociéndose, normal- mente, qué riesgos son los más acusados (USDA, 2002). Finalmente, dentro de los riesgos posibles, siempre hay unas prio- ridades. Enfermedades difundidas, y con potencial zoonósico, en muchos casos determinan los protocolos de bioseguri- dad generales de una granja, dada la rele- vancia sanitaria, y/o legal (en caso de ser enfermedades sometidas a controles de erradicación) para minimizar al máximo el riesgo de entrada. Sólo recordar que las enfermedades sometidas a declaración obligatoria y a plan de erradicación en España, en el bovino, con restricción de movimientos en función de los resultados de las pruebas de diagnóstico son, hoy en día, la tuberculosis y la brucelosis, dado que desde la década de los 90 España es un país libre de perineumonía contagiosa bovina y oficialmente indemne de leucosis enzoótica bovina, por lo que se ha supri- mido la necesidad de las pruebas frente a dichas enfermedades (Magrama, 2014; nota de prensa). Teniendo claro que un plan de biosegu- ridad debe incluir lo ya comentado previa- mente en general; Además, abordaremos otros puntos clave enfocados con más énfasis a la prevención de determinadas enfermedades especialmente relevantes para el bovino lechero, así como deter- minadas prácticas muy difundidas y que suponen prácticas de riesgo.


Compra o introducción de nuevos animales


Todo plan de bioseguridad debe incluir un protocolo de factores a tener en cuenta, medir o controlar, en caso de que sea posible a la hora de introducir anima- les nuevos en la explotación. Así pues, debemos intentar ajustarnos al máximo a las siguientes premisas (Dargatz, 2002):


• Reducir al máximo el número de ani- males que compramos, siempre dentro


de lo posible.


• Reducir al máximo el origen de los animales que compramos: si logramos


trabajar con una única explotación de origen, mejor. Además, si disponemos de la máxima información sanitaria y productiva de dicha explotación/explo- taciones de origen.


• Controlar el transporte de los animales: no mezclar con otros orígenes, aunque


Normalmente, la bioseguridad supone una inversión extra en las explotaciones. ’191


si no son muchos animales, a veces, es una recomendación difícil. Si el trans- porte es propio mejor.


• Cuanto más joven sea el animal a com- prar mejor: mejor novilla prepúber que


gestante, mejor novilla que primípara, mejor gestante que parida, etc.


• Intentar conocer el estado sanitario del/de los rebaños de origen. Para ello


se recomienda seleccionar los de menor riesgo: rebaños cerrados; es decir, aquéllos que no compran/no compar- ten/no van a ferias/no van a pastos y, en la medida de lo posible, rebaños libres de determinadas enfermedades, sobre todo, de las enfermedades de las que la explotación destino es libre.


• Finalmente, lo ideal es tener referen- cias del estado sanitario de las explo-


taciones de origen y exigir o intentar que sean rebaños sin enfermedades recientes, con información sobre ana- líticas, planes vacunales, registros de tratamientos y movimientos. Una vez que se han decidido los anima- les que se van a comprar, se debe efectuar en origen, si es posible, analíticas de las enfermedades descartables y que por la idiosincrasia de la explotación destino estén indicadas. Pedir la información del análi- sis bacteriológico de la leche de tanque en origen da una información muy valiosa de los gérmenes patógenos de ese rebaño y, en algunos casos, puede ser la indicación de descartar un origen de compra.


Hay enfermedades en las que la transmisión por vehiculización no es frecuente, pero en otras es de gran relevancia y, en cualquier caso, la implantación de medidas que eviten la propagación de agentes infecciosos por parte del personal es importante.


Una vez que se han introducido los animales en la explotación se recomienda siempre establecer cuarentenas. Lo ideal son 3-4 semanas para dar tiempo a que debuten cuadros clínicos, a obtener resul- tados de las nuevas analíticas efectuadas en la granja de destino y/o a vacunar frente a lo necesario, según las enfermeda- des de la explotación de destino. Lo ideal es finalizar las vacunaciones que protejan al animal comprado mínimo dos semanas antes de introducirlo en el rebaño, aun- que esta recomendación puede variar de manera específica según enfermedades y productos vacunales. Por ejemplo, en


branislavpudar/shutterstock.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48