This page contains a Flash digital edition of a book.
VENTANA LATINA, OCTUBRE 2011


MI HISTORIA Más de una década viviendo en el extranjero Libia Villazana


Llegué a Londres hace aproximadamente 11 años, en noviembre de 1999. Antes de instalarme en la ciudad, había venido en dos oportunidades y conocía un poco los sitios turísticos más famosos. Al llegar aquí tenía muy pocas expectativas sobre lo que sería mi vida, pero desde un principio me encantó y aún disfruto la diversidad que encuentras en Londres, así como las posibilidades que te ofrece un país como éste.


Dejé mi país, Venezuela, no por falta de oportunidades porque en realidad yo tenía una posición permanente muy buena e inte- resante, la cual todavía, lo confieso, me causa nostalgia de vez en cuando. Trabajaba para el museo de Bellas Artes en Caracas. Estaba envuelta en todo, desde armar un televisor para la próxima exhibición, hasta escribir. Tenía un programa de radio, hacia todo lo referente al audiovisual. Pero en 1998, el Ministerio de Cultura Español abrió una convoca- toria, para una pasantía en el Mu- seo Reina Sofía de Madrid, dirigida a los departamentos audiovisuales de todos los museos de Latinoamérica. La directora de mi museo me incitó a aplicar. Seguí su consejo pero sin ninguna esperanza de lograrlo ya que estaba compitiendo contra los jefes de los departamentos de audiovisuales de México, Brasil y Ar- gentina. Pero me gané la beca, me fui a Es- paña, y al terminar mi pasantía en el Reina Sofía, inicié un posgrado de Historia y Esté- tica del cine..


Con la intención de regresar más tarde a mi país, pero atraída por la contemporaneidad y la musicalidad de la ciudad decidí lanzarme en una aventura por Londres. Después de


haber trabajado en el departamento de cura- duría del museo Reina Sofía en España y como jefa del departamento de audiovisuales en el museo de Bellas Artes de Caracas, pensé que mi currículum iba a ser considera- do muy interesante. Pero no fue así. Claro que te toman en cuenta lo que has hecho, sin embargo, no tuvo el peso que en realidad siento debería haber tenido, lo cual fue difí- cil.


A pesar de todo eso, me sentí más en casa aquí que en España. Lo cual es muy raro porque yo no hablaba muy bien inglés. Así que después de tomar algunas clases para mejorar mi nivel del idioma, comencé una maestría relacionado también con el cine. Después me enamoré, me casé y aquí me quedé. Más tarde empecé a trabajar e hice un doctorado en cine especializado en Latino- américa. Como parte de mi doctorado escribí un libro titulado “Estructuras Financieras Transnacionales en el Cine lati- noamericano: Programa Iber- media en Estu- dio”, el cual fue publicado en 2009 y ha tenido una muy buena acogida por la academia. Al mismo tiempo, realicé un docu- mental llamado “Latinoamérica en coproduc- ción" que se proyectó en el Tate Modern.


Libia Villazana


Viéndolo en retrospectiva, siento que la etapa de mi doctorado, con todo lo que con- llevó, ha sido una de las mejores de mi vida y sobrepasa por mucho las experiencias que viví en un momento dado en Alemania, en España, en Venezuela o en Suecia. Gracias a esto, profesionalmente yo me siento satisfe- cha.


Algo que yo creo ha sido muy importante


con respecto a mi migración es que yo me veía en Venezuela con 32 años por ejemplo, con casa, bebe, marido, carro, trabajo, yo iba para allá. Pero siento que el proceso de migración me retrasó 8 años con respecto a la idea que tenía de mi misma. Pero no me da tristeza porque tam- bién he ganado otras cosas que hubiera sido imposible lograr en Venezuela .


Una cosa que yo no podía soportar más en Venezuela era la inseguridad. Me asaltaron en varias ocasiones, me pusieron un cuchillo, me quitaron el reloj tantas veces. El dinero nunca estaba en la cartera o en los bolsillos, y esa angustia siempre me acompañaba. Pero aquí, tener la tranquilidad que ahora disfruto, no tiene precio. Sin embargo, creo que al salir de tu país, puedes verlo desde una pers- pectiva completamente distinta. Cuando estas allí, estás inmersa y cuando sales lo ves como una película, lo ves a través de los videos, del cine, de la radio, de la prensa, de los que acaban de llegar quienes lo tienen aún escri- tos en sus acciones. Pero no debes olvidar que eres tú la que has cambiado y no son ellos.


Yo siento que he cambiado bastante, pero aun así me considero muy latina, me encanta serlo y trato de celebrar esa latinidad de la mejor manera posible. Quiero enfatizar que a pesar de que estoy muy contenta aquí, de que estoy realizada desde muchos puntos de vista, la inmigración es muy dura. Salir de tu país es muy difícil. Si yo hubiese sabido lo duro que tenía que trabajar para lograr lo que ten- go ahora, pues probablemente no me hubiese venido. Pero no me arrepiento. Aunque si de algo puede servir mi experiencia les diría piénsenlo, no es nada fácil. Las posibilidades hay que buscarlas con mucho esfuerzo e inte- ligencia. Pero al final de cuentas les aseguro que las oportunidades están allí. Solo hay trabajar para encontrarlas.


Para aquellos interesados en ver el documen- tal de Libia o conocer un poco más acerca de su trabajo los invitamos a visitar su página web:


www.libiavillazana.com.


Página 13


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20