This page contains a Flash digital edition of a book.
APORTE INOLVIDABLE Por Humberto Ahumada (“Tito Norte”) N


o hace mucho nos golpeó la partida de uno de los


grandes pioneros del cómic chileno.


Y aùn cuando hubo varios reconocimientos públicos a su generosa labor en este campo, nos quedó la duda de que no se haya hecho plena justicia con la gigantesca contribución de Guido Vallejos al tema.


Para quienes acusamos ya el paso de los años, la revista “Barrabases” marcó un verdadero hito en nuestro quehacer con la periódica entrega de simples historias de un equipo juvenil de fùtbol, con cuyos personajes el grueso de los lectores se identificaba en pos de igualar sus teòricas hazañas y obtener sus triunfales resultados en canchas


imaginarias


al conjuro de sueños propios de esa edad. Una publicaciòn arrebatada cada semana en los quioscos de cada esquina capitalina y de todo el país, por seguidores ávidos de conocer el desenlace de las hazañas de Firulete, Tom o Palmatoria. O con las entrevistas que nos entregaban precisos datos sobre el historial denuestros futbolistas re- cogidos por la pedagógica


Duro golpe al cómic y al periodismo chileno la partida de Guido Vallejos, el inmortal creador de la revista “Barrabases”.


Tito Ahumada


Guido Vallejos en su estudio de dibujante en los años 50 cuando le dio vida al equipo de fútbol de “Barrabases”.


junto a Julio Martìnez, en “Flash”. En esa fase, como director periodístico, Guido Vallejos mostraba una cara diferente. No solo era el creador de mente ágil, imaginaciòn infatigable y mano diestra, sino que asumía el rol de empresario de trato cordial y afectuoso, cumplidor puntual de sus compromisos, de jefe atento y solidario, con preocupación permanente por las inquietudes de sus colaboradores. Asì entendía la vida Guido y así fue conquistando un espacio que ni siquiera el tiempo le podrá arrebatar en un medio que debió retribuir sus variados afanes de mejor forma, Que le quedó debiendo el Premio Nacional de Periodismo, por ejemplo.


pluma de Carlos Barahona, “Cañonero”.


Tiempo despuès Guido incursionó en series mayores. Ahì tuve


oportunidad de conocerle al cubrir profesionalmente ausencias de Carlos Guerrero, “Don Pampa”, en “El Pingûino”, y más tarde como redactor de deportes,


Es lo que he querido resaltar en estas lìneas para precisar el privilegio de haber trabajado con un autèntico maestro al que recordaremos siempre por su alegre enfoque del acontecer cotidiano y por la amplia visión de su inquietud profesional.


¡Gracias por todo y por tanto, Guido Vallejos!n


EXPO-COMIC ON LINE


WWW.EXPOCOMICONLINE.CL


Pág. 3


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8