This page contains a Flash digital edition of a book.
El mismo estudio señala que los beneficios de la RSC identificados por las empresas son: mayor compromiso o productividad de colaboradores (60%), mejor imagen corporativa y reputación (51%), fortalecimiento fidelidad de clientes y consumidores (40%), mejor relación con comunidad (31%), mayor fidelidad de proveedores (30%), por lo que Torresano menciona que las cifras demuestran que es necesario sensibilizar y formar en lo que respecta a la responsabilidad social, a fin de que sea vista como un modelo de gestión que crea valor para los grupos de interés y que contribuye al bien común.


El marco normativo del Ecuador que respalda la RSC


Las organizaciones empresariales públicas y privadas, son objetos sociales que requieren para su accionar de procedimientos internos y normatividad que regulen sus relaciones internas y externas, estas relaciones se dan mediante las diferentes correlaciones entre los sujetos que conforman el Estado y la sociedad. En el Ecuador la RSC se encuentra dispersa en la legislación nacional y está direccionada a cuatro dimensiones que pasan transversalmente por los cuerpos legales, estas cuatro dimensiones son: i) las que vinculan la relación con el medio ambiente, ii) las que median entre el Estado, la sociedad y la empresa – terceras personas-, iii) las que regulan a los clientes / usuarios – público externo- y la empresa, iv) y las que intervienen en la relación trabajador – público interno- y empresa (Lima & López, 2012).


Algunos de los cuerpos legales que orientan las prácticas de RSE en las empresas son: Constitución Política, Ley Orgánica de Empresas Públicas, Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública, Ley Orgánica del Servicio Público, Ley Orgánica de Educación Intercultural, Ley Orgánica para la Justicia Laboral y Reconocimiento del Trabajo en el Hogar, Ley de la Economía Popular y Solidaria, Ley del Anciano, Ley de Gestión Ambiental, Ley Orgánica de Educación Superior, Ley de Protección al Consumidor, Ley Orgánica del Consejo de Participación Ciudadana y Control, y Código del Trabajo.


El comportamiento socialmente responsable CSR como un determinante para la implementación de la RSC


Según el Libro Verde (2001), las prácticas responsables en lo social afectan en primer lugar a los trabajadores y se refieren a cuestiones como la inversión en recursos humanos, la salud y la seguridad, y la gestión del cambio. Conforme lo establece la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (2003), los comportamientos socialmente responsables de carácter interno, entre otros corresponden a:





Formación y aprendizaje continuo para todos los


niveles de la organización, •


niveles, •


Delegación y trabajo en equipo buscando la motivación de las personas en su desempeño, •


Transparencia y comunicación a todos los


Conciliación entre trabajo y familia, por medio de la flexibilidad y horarios razonables, •


Diversidad de la fuerza laboral en la que podrá encontrarse representación de distintos grupos étnicos y sociales: jóvenes y mayores, hombres y mujeres, discapacitados, etc, •


Salarios justos a través de una política de retribuciones coherente y transparente, •


Igualdad de oportunidades y procesos de selección y contratación responsables, •


Participación en beneficios y en el capital por parte de los empleados, que fomenten el compromiso con la gestión y la marcha de la empresa, •


Empleabilidad y perdurabilidad del puesto de trabajo buscando el desarrollo profesional y humano, • Salud y seguridad en el trabajo como condiciones básicas del puesto, cumpliendo y mejorando las medidas legalmente exigibles, •


Responsabilidad con todos los grupos de interés en procesos de reestructuración.


La responsabilidad social es una abstracción, un valor y, por tanto, una persona no es socialmente responsable si sólo


conoce intelectualmente el concepto; la


responsabilidad social se ejerce y concreta a través de una conducta moral (Navarro, Universidad Construye Pa{is: una experiencia de cooperación entre las Universidades Chilenas, 2002). Dicha conducta moral es entendida como la acción o comportamiento voluntario ejecutado por un ser humano, luego de una decisión en la que intervienen todos los componentes de la moralidad: la habilidad de razonamiento general, el juicio, la toma de perspectiva social y, los factores afectivos como la empatía y la culpa (Vigneaux, 1990).


En tanto que Navarro (2005) deduce que el profesional ejerce su responsabilidad social cuando tiene comportamientos e intenciones como los siguientes:


1. Se preocupa de su propia salud, desarrollo y formación personal y profesional, para ayudar al desarrollo y satisfacción de necesidades de otros. 2. Proporciona un servicio profesional de excelencia, tanto por gratificación personal como por dar un servicio adecuado a las necesidades de los demás y lo hace en los servicios o instituciones públicas y privadas. 3.


Se prepara y perfecciona constantemente para desempeñar bien su profesión y la entiende como un servicio. 4.


Da respuesta profesional a las necesidades de los destinatarios, sin discriminación por raza, sexo, religión, solvencia económica, etc.


17


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48