This page contains a Flash digital edition of a book.
TECNOLOGÍA MUSICAL JOEY GROSS BROWN


es consultor para el mercado de instrumentos musicales y audio profesional. Puede ser contactado en el mail joey.grossbr@gmail.com


Beber para olvidar E


stoy absolutamente seguro de que en este momento toda la po- blación económicamente activa


se encuentra lamentando la situación de varios países. De hecho, una herida abier- ta que expuso al más repugnante adjeti- vo del ser humano, la más alta traición a las familias y a las generaciones que aún están por venir... Esta corrupción fomentada, abierta, rasgada, asquerosa e ignorada por algunos gobiernos actuales me lleva a observar otros detalles de una crisis anunciada años atrás. Y, créeme, la burbuja acaba de explotar. Pero, independientemente de esto


(y de manera imparcial), observo las so- luciones e ideas provenientes de la crea- tividad latina. ¿Cuántos de nosotros tenemos o ya tuvimos problemas par- ticulares muy serios, que enfrentamos con coraje, dedicación y creatividad? No creo ser exagerado al responder que todos nosotros, y los encaramos con fuerza. Y, si aún estamos teniendo, debemos buscar en nuestras ideas y creencias la manera de resolverlos. Sea a través de un médico o curandero, o por la fe o por acciones. Problemas todos tenemos y, sin


querer sonar hipócrita, muchas veces son pequeños comparados con otros que vemos por ahí. Pero son nuestros, y eso basta para que sean los más importantes del mundo.


Conversación de bar Volvamos un poco al tiempo que vivimos en este segundo cuatri- mestre de 2015, en el que observo con preocupación el aumento de


la ansiedad de algunos. Veo la continua disminución de la paciencia como virtud y un diálogo menos asertivo cuando ha- blamos de temas polémicos. Son conflic- tos pequeños, a los cuales, en tiempos de bonanza, no daríamos la menor atención. Hoy, ellos son las causas de nuestra frus- tración, de nuestro infierno del día a día, en fin, de una total falta de inteligencia. ¿Y qué es lo que veo? Muchas veces,


los bares se han vuelto un punto de en- cuentro de personas con frustraciones y ansiedades masivas. El lugar correcto para dejar la tristeza y la rabia del día. OK, eso no es nada nuevo en un país la- tinoamericano. Pero, ¿por qué veo más y más ejecutivos tomando decisiones basadas en una conversación de bar? ¿Sería este lugar la nueva sala de reu- niones? ¿Destructora de lo asertivo y del buen sentido? ¿La fuente de toda sa- biduría del mercado y de lo que el mer- cado piensa a respecto del mercado? Pues bien. ¡Interesante encontrar


en miradas distantes, perdidas en el fondo de un vaso, la desesperación de la falta de trabajo, de la falta de pre- paración, o incluso, el discurso de una lógica auto-afirmativa con pretensio- nes de convencimiento del vendedor del bar! Como si esta persona fuera Bill Gates o alguien por el estilo.


¿Por qué veo más y más ejecutivos tomando decisiones basadas en una conversación de bar?


56 www.musicaymercado.org @musicaymercado fb.com/musicaymercado


¡La crisis en varios países latinos está forzando la toma de decisiones desesperadas y los ejecutivos están más ansiosos! Al final, ¿quién es quién en la mesa del bar?


El carácter se revela en la crisis Observo discusiones más ásperas y en tonos exaltados. Veo la mez- quindad de la opinión. La falta de la mano amiga y el total desprecio de aquellos que un día tuvieron esa mano. La necesidad impulsiva de revelar secretos, estrategias o ideas para agradar a los que están alre- dedor. El error, en la forma de error, siendo repetido de manera errada. No importa cuánto dolió (o esté


doliendo) pasar por una crisis y ver tu potencial de compra disminuir junto a tu orgullo. No importa cuántas veces más tendrás que pasar por una situa- ción similar. Importa ser fiel a ti mis- mo. Ser fiel y respetarte. Saber darte valor para ser respetado y valorizado. En tiempos de dificultad, el carác-


ter sobresale en la búsqueda de una posición. La verdad prevalece decisiva a los ojos del contratante que sabe bien lo que quiere. Y no lo dudes: maña- na, quien hoy pide, te dará la espalda cuando algo mejor aparezca. E inclu- so es la índole y su reputación que te ofrecen esa mano. No la desperdicies. Respeta tus valores y predica la ver- dad. Con el prójimo y contigo mismo. ¿Recuerdas


aquellas mentiritas


inofensivas que no lastimarían a nadie? ¿Recuerdas las bromas con los colegas que no querían entrar en el juego? ¿Recuerdas la pereza de trabajar más durante las primeras semanas del mes? Pues bien, me parece mejor be- ber para olvidar. n


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84