This page contains a Flash digital edition of a book.
El Mundo de las Letras


Reflexiones Sobre Nuestra Patria Pichiarauco-Chile


Estamos en septiembre, la brisa perfumada del sur ondea las banderas tricolores, la música folklórica suena en los oídos, recordándonos un nuevo aniversario de nuestra Patria.


En el mes de la Patria, una reflexión sobre ella no sólo es oportuno, sino indispensable. Como todos los sentimientos fundamentales de 1as personas, el de Patria, resulta inconmensurable. Porque ¿Cómo cautivar en palabras eso que agita el corazón, el alma y compromete todas las más nobles expresiones de cada persona ...? Por confinidad se puede decir que la Patria, es el suelo grande en donde se ha nacido; por lo tanto, una tierra, un océano, una cordillera, donde se convive. Es también, una epopeya que más que escrita en los textos, está plasmada en esa montaña, en ese o­céano, en ese suelo propio con su idiosincrasia de generaciones pasadas. Y es pues, por qué no decirlo, todos los hombres y mujeres de este país que se llama Chile. Y a cuya unión es factible el afecto y es posible derrotar el odio y es dable edificar e incorporarse en la misión de construir el futuro. Todo es posible en nuestra Patria. No es posible, sin embargo, pisotear sus costumbre y t radiciones; for jadas por nobles empresas y sostenidas por elevados valores que la honran y nos honra. Porque la Pa­tria no es solamente un legado, es una misión de resaltar su grandeza en el actuar diario de ir construyéndola cada vez más rica, más poderosa; riqueza y poder que nace cuando en ella son sus habitantes, todos sus habitantes, su más alto valer. Esto nos ha dado prestancia desde los inicios de nuestra Independencia ante las demás naciones. Patria es pues, herencia y quehacer de todos; no suelo de unos pocos, ni tierra de nadie. Hermandad y soberanía es Patria, desde el interior y desde el exterior, dos valores indispensables, con lo que es dable sentir a la Patria como propia. Sobre estas bases se asentó su historia. A ella los próceres nos la


6


Escribe: MIGUEL RAMIREZ Escritor


dieron libre. Y en ella sus héroes, sus estadistas, sus políticos, sus científicos, sus artistas, sus profesionales, trabajadores, mujeres, niños y ancianos, todos, sin excepción, crecieron y crecen como el Creador quiere que se desarrollen sus seres, en paz, libertad y hermandad.


Cuando en tierras extrañas vemos nuestra bandera o escuchamos nuestro Himno Nacional, brota en forma instantánea nuestro patriotismo y el amor por nuestra Patria. Es que ese rojo nos hace palpitar la sangre que circula por nuestras venas. Y ese azul, cielo y mar, altitud y extensión hacia un horizonte prometedor. Y en su blanco inmaculado, el espíritu limpio del chileno, esculpido y proyectado hacia el infinito. Y su estrella protectora, el símbolo de su destino común que nos hermanó ayer, nos une hoy y nos mantendrá unidos para siempre, si vivimos y queremos a nuestra Patria, como es ella, tal como fue concebida, y según seamos capaces de mantenerla hoy, mañana y siempre.


La patria nos une y nos protege, y ella nos exige que la mantengamos en su pedestal alto, en su gravitar profundo y su señalar claro, para que nadie la desoiga y para que nosotros mismos no seamos nunca desoídos. Nuest ra Pat ria celebra su Independencia a lo largo y ancho de su territorio y los chilenos nos sentimos orgullosos de ser hijos de esta tierra.. Por eso brindamos con un tinto o un blanco, mient ras saboreamos una rica empanada, ¡VIVA NUESTA INDEPENDENCIA NACIONAL… ¡VIVA CHILE…!


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16