This page contains a Flash digital edition of a book.
CONSEJOSSALUD AL DÍA


la saludhoy


Uno de cada cuatro profesores sufre trastornos de voz Los problemas aumentan a medida que disminuye la edad de los niños


Uno de cada cuatro profesores sufre trastornos de voz, según el trabajo Patología de la Voz, editada por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial (SEORL- PCF), que se ha presentado en su 64 Congreso Nacional en Madrid. "Los profesores son el colectivo que, con diferencia, más patologías de la voz sufre", explica el director de esta obra, el profesor Ignacio Cobeta, jefe del Servicio de ORL del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid. Y quienes más las padecen son quienes tratan con niños pequeños. Los trastornos de la voz aumentan a medida que disminuye la edad de los niños que ense- ñan. Los nódulos en las cuerdas vocales son más fre- cuentes en mujeres que en hombres, ya que la laringe femenina es más pequeña y las cuerdas deben vibrar el doble, advierte este especialista.


A pesar de ello, "la mayoría de docentes no busca ayuda y sólo recurre al tratamiento y no a la preven- ción", subraya el doctor Cobeta. Los otorrinos reco- miendan no hablar en clase más de 4 horas al día, hidratarse, evitar el tabaco y el alcohol, hacer llamadas de atención no vocales (aplausos, pitidos, etc.), utilizar


grabaciones y fomentar la participación en el aula para no hablar todo el tiempo, aprovechar los recreos para descansar la voz, valerse de micrófonos y altavo- ces y educar la voz. "Se puede recurrir a clases de logopedia para aprovechar mejor el potencial de la propia voz y no forzarla", comenta este especialista. En el libro Patología de la Voz también se recoge el avance que supone la cirugía ambulatoria de la voz en parálisis vocales, que sufren a menudo quienes fuer- zan la voz y quienes se someten a intervenciones qui- rúrgicas relacionadas con el aparato fonador (como en tiroides), explica el doctor Faustino Núñez, del Servicio de ORL del Hospital Central de Asturias, que también ha participado en la coordinación del libro. "Basta inyectar unas sustancias que ayuden a restaurar la vibración de las cuerdas vocales", comen- ta. La cirugía de la voz está siendo cada vez más utili- zada en ancianos, apunta, "ya que con la edad se va perdiendo la calidad de la voz y gracias a la cirugía se consigue rejuvenecer y eso reduce el aislamiento social". Este tipo de intervenciones también se están utilizando en transexuales.


La mayoría de los conductores sufre destellos al volante A la hora del ocaso se producen más accidentes


Al menos el 70% de los conductores sufre destellos al volante, que, en el caso de personas con trastornos de la visión, son más pronunciados y pueden ocasionar acci- dentes, según un estudio de la Fundación Rementería, que ha iniciado una campaña de detección de "puntos blancos" en la carretera en los que se producen deste- llos. A través de la web (www.fundacionrementeria.es) cualquier conductor podrá señalar en un mapa los luga- res y las horas en las que suceden. "Las horas del ocaso son las que registran más accidentes de tráfico, según se ha detectado en análisis anteriores, lo que atribuimos en gran medida al efecto de los deslumbramientos produci- dos de forma directa por el sol, tras la salida de túneles o en los cambios de rasante o por su reflejo en los cristales de edificios y en otros vehículos", explica el doctor Juan Gros, especialista en Cirugía Refractiva de la Fundación Rementería. En personas con trastornos de la visión, como hipermetropía, astigmatismo, miopía o glaucoma, "el período de adaptación de la pupila aumen- ta y con ello el riesgo de accidente", advierte este exper- to. En un grupo de pacientes con glaucoma se compro- bó que dos tercios tenían problemas de acomodación al salir de un túnel. Las personas de ojos claros también "son especialmente sensibles a la luz, debido a que su


4


cantidad de melanina en el iris es menor", señala el doctor Gros.


La conducción nocturna es la que se revela como más peligrosa debido a los deslumbramientos. El 66% de los conductores dice haber sufrido molestias con los faros de los conductores que vienen de frente que les dificultaban la visión. Ese riesgo es aún mayor en mayores de 50 años, según un estudio del Grupo de Investigación en Visión Aplicada de la Universidad Complutense, de Madrid. "Hemos hallado que el halo que rodea la fuente luminosa durante la noche (como faros y farolas) se agranda a medida que envejece el ojo y dificulta ver los objetos que hay detrás", afirma la investigadora y profesora Mª Jesús Pérez Carrasco. Sin embargo, los exámenes de conducción que se rea- lizan en España, a diferencia de lo que ocurre en paí- ses de nuestro entorno, no obligan a comprobar la sensibilidad al deslumbramiento, confiesa la profeso- ra Pérez Carrasco. La Fundación Rementería aconse- ja utilizar gafas de sol polarizadas y acudir al oftalmó- logo si los deslumbramientos nos dificultan la conduc- ción ya que podría ser síntoma de un trastorno de la visión y ocasionar un accidente.


y


NOTICIA


NOTICIA


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37