This page contains a Flash digital edition of a book.
B C


D E


El alcohol, incluidos la cerveza y el vino. Es esencial moderar, e incluso eliminar, el con- sumo de las distintas formas de alcohol. Esta recomendación afecta también a las bebidas de baja graduación, como la cerveza, la sidra, el vino, el cava o el champán.


Bebidas con fructosa. El American College of Rheumatology recoge los datos del mayor estudio epidemiológico que ha analizado la relación positiva entre el consumo de bebidas dulces con fructosa y el aumento significativo de los niveles séricos de ácido úrico. Por ello, conviene evitar este tipo de bebidas, así como los productos que añadan fructosa como endulzante. La fructosa está presente de forma natural en los zumos de fruta, en las bebidas refrescantes que lleven zumo de fruta, así como en todo tipo de bebidas y productos que añadan fructosa como aditivos edulcorantes.


Pescado azul y marisco. Los resultados de la investigación también sugieren una asociación directa entre la ingesta de pescado azul y de marisco con una mayor prevalencia de la hiperuricemia.


Dieta rica en purinas. Las guías para el consumo de alimentos en caso de hiperu- ricemia y gota apuntan a eliminar los siguientes alimentos ricos en purinas: vísceras y despojos (mollejas, hígado, riñones, lengua, corazón, sesos, lengua...), carnes rojas (caba- llo, caza, cerdo, cordero, ternera y vaca) y derivados cárnicos (patés, embutidos, extractos de carne...), pescados azules, mariscos y derivados (caviar, ahumados, conservas).


Dieta baja en purinas


Aunque algunas verduras (espinacas, espárragos, setas y champiñones, puerros, coliflor, rábanos) y legumbres (más las lentejas, las habas secas y los guisantes) tienen un contenido moderado, no hay evidencia suficiente como para recomendar evitar su consumo, aunque sí se aconseja un consumo moderado.


Frutas de clima templado y hortalizas


Impiden la formación de cálculos de ácido úrico, por lo que su consumo es recomen- dable. Las cerezas tienen efectos más positivos que otras frutas en la reducción de la concentración de urato sérico.


Proteínas de origen vegetal


Los menús diarios deberán prestarse a un mayor número de platos com- pletos, contundentes y energéticos, compuestos solo por alimentos ricos en proteína vegetal. Son ejemplos de este tipo las recetas que combinan legumbres y cereales integrales o estos con frutos secos.


Más soja, menos ácido úrico


En la revisión del Vanderbilt University Medical Center sobre una muestra de hombres chi- nos, se notificó una significativa asociación inversa entre el consumo de soja y la hiperuri- cemia. Cabe decir que la soja y los derivados tipo tamari (salsa de soja), miso (pasta fermentada) o tofu son alimentos que forman parte habitual en la gastronomía oriental.


30


A B C D


Di sí a:


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37