This page contains a Flash digital edition of a book.
CONSEJOSSALUD


DIABETES TIPO 2 RETOS EN EL PACIENTE ANCIANO


En España, la prevalencia de diabetes tipo 2 avanza en relación directamente proporcional a la edad, lo que dificulta el tratamiento. El resultado es un juego de malabares al que el médico debe enfrentarse con maestría, por las peculiaridades


de la edad y el manejo de otras posibles enfermedades concomitantes. La diabetes tipo 2 representa el 90% de todos los casos de diabetes, aunque el 40% de las personas que la pade- cen lo desconocen. Se trata de un grave problema de salud mundial cuya prevalencia para el año 2030, según los expertos, alcanzará proporciones epidémicas y afec- tará a 366 millones de personas en todo el mundo. Si estos datos son abrumadores, en el caso de los ancia- nos alcanza cotas considerables: sólo en España, según datos del estudio Di@betes2, la prevalencia de esta enfermedad en el paciente mayor de 75 años se acerca al 30% de la población y alcanza casi el 40% en


Más dependencia


Por su parte, el doctor Josep Franch, Médico de Familia del Centro de Atención Primaria del Raval Sur de Barcelona, ha señalado que "mientras que por un lado la diabetes es más frecuente en edades avanzadas de la vida, por otro los pacientes ancianos presentan una serie de condicionantes propios de la edad que muchas veces limitan no sólo la calidad de vida, sino también las opciones y las posibilidades de tratamiento". Conocer las particularida- des de la diabetes en el paciente mayor, cómo debe ser la valoración clínica, funcional y afectiva de estos pacientes, cuáles son los objetivos globales del tratamiento, los beneficios del control glucémico y las recomendaciones tera- péuticas actuales, son aspectos fundamentales a la hora de definir, de forma individual, los objetivos y el tratamiento más adecuado de la diabetes en el anciano, de ahí que el médico de familia sea clave en su tratamiento, al ser la puerta de entrada del sistema sanitario y una pieza clave y fundamental en la atención de cualquier patología. A diferencia del paciente diabético joven, el paciente anciano presenta particularidades como:


Presencia de comorbilidades, una elevada heterogeneidad clínica, síndromes geriátricos (deterioro cognitivo, depresión o caídas) y un mayor riesgo de morbimortalidad, que condi- cionan el diagnóstico y el abordaje de la enfermedad. Según el doctor José Gutiérrez Rodríguez, médico especialista en Geriatría del Hospital Monte Naranco de Oviedo, "el tratamiento de la diabetes en el paciente anciano debe de dirigirse a controlar las situaciones de hiperglucemia (evitando siempre las hipoglucemias), con el objetivo de disminuir la sintomatología, evitar la descompensación de otras enfermedades y síndromes geriátricos y disminuir el riesgo de deterioro y dependencia funcional. Para ello, el tratamiento debe basarse en ejercicio físico, dieta y fármacos, estos últimos cuando no se consigue un adecuado control modificando los hábitos de vida.


12


mayores de 85 años. Todos estos datos han sido puestos de manifiesto en el marco del 35º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), celebrado con la colaboración de Novartis en Barcelona el pasado mes de octubre. En palabras de la doctora Mari Paz Pérez Unanua, médi- co de famillia en el Centro de Salud doctor Castroviejo de Madrid, "a pesar de que la diabetes en el anciano representa un importante problema de salud hoy en día, es sorprendente la escasez de ensayos clíni- cos específicos que incluyen a pacientes mayores".


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37