This page contains a Flash digital edition of a book.
concluida y la recepción entusiasta del público a quien está dirigida.


Por otra parte es verdad que no hay mucho interés


en los temas culturales. Es verdad que somos pocos los que asistimos a representaciones donde predomina la creación por sobre el espectáculo fácil; pero quienes nos dedicamos a ello, tenemos el cuero duro y una resistencia a toda prueba. En el caso de la revista, hay también un propósito


fundamental como es abrir una ventana a la divulgación de la creación artística local y nacional y que la gente de nuestra comuna, de nuestra provincia, conozca la obra de sus coterráneos y sepa también la impresión que ésta causa en otros lugares. También, y no menos importante, convertirse en una vitrina que muestre a nuestros artistas e intelectuales, que su obra se divulgue, que otros los lean y se motiven en la creación y de esta manera proyectar la imagen de una comunidad culta que es capaz de distinguirse, no sólo por sus tragedias, sino que también por el talento de su gente. Se dice, y con pleno acierto, que la educación es la


PATRICIO FIGUEROA GONZALEZ


Palabras del Director de «El Bote» Con Motivo del Aniversario Nº 11


El siguiente fue el discurso pronunciado por el Director de la Revista en el acto de celebración de los 11 años.


Señores y Señoras: Muchas veces me han preguntado para qué hacer


una revista cultural, en una comunidad distante de estos temas, con bajísimos índices de lectura y escasa producción literaria. La respuesta requiere de un análisis más detenido, porque necesariamente hay que pensar qué motiva igualmente a quienes son creadores en el ámbito artístico. Qué impulsa a crear a un artista plástico, a un pintor, a un escultor, a un músico o a quien se dedica al canto, y a todos aquellos que entregan su arte al público… La respuesta es muy simple: es el amor, el cariño con que se crea, la satisfacción de una obra concluida y la necesidad de mostrarla al público, compartir con alguien la emoción de su creación y transmitir entonces, el gozo que produce su contemplación, su lectura o el sonido de ésta. Y en estos afanes hay quien dedica su existencia a entregar el producto de su imaginación a quienes deseen recibirlos. No hay en efecto satisfacción y alegría más grandes que la obra


14


palanca del desarrollo del individuo. No cabe duda que es así. Sumido en un torbellino de imágenes y contenidos intrascendentes, de un bombardeo tecnológico contagiado de consumismo exacerbado, la distorsión de la cultura nacional lucha denodadamente por sobrevivir, apabullada por la avalancha extranjerizante que todo lo invade. Somos acosados a diario por la más descarada frivolidad. En muchos hogares son tema de conversación las incidencias de una telenovela brasileña o los amores y desventuras de una modelo con abundantes implantes de silicona, que destinar unos minutos a la transmisión de valores éticos y morales básicos. Nuestros niños saben más de cantantes y ritmos foráneos que algunos datos de nuestra historia o de reglas ortográficas… De esto, de la mala educación de nuestros niños y juventud, somos culpables todos, porque nos dejamos llevar cómodamente por la publicidad estruendosa y colorida de la televisión. Ellos, nuestros niños, crecen creyendo que es natural e importante, TENER ojalá lo último en tecnología, que SER un individuo valioso para la sociedad. Nadie se preocupa de transmitirle la importancia del respeto. Respeto por sus mayores, por su familia, por la mujer,


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16