This page contains a Flash digital edition of a book.
Impresos defectuosos, ¿es culpa del plastificador?


Este artículo examina problemas comunes que pueden hacer del mejor plastificador su peor enemigo, en vez de un aliado para sus exigencias de acabado. Consejos prácticos para evitarlo. Por Giel Klinkers, GBC's Director for Sales & Marketing in Europe,


Cuando se recibe un estampado imperfecto procedente de un plastificador, casi siempre se le considera el directo responsable. Sin embargo, sólo en ciertas ocasiones el motivo es justificado, existen muchas otras razones que explican por qué el acabado no produce siempre los resultados esperados. Este artículo examina problemas comunes que pueden hacer del mejor plastificador su peor enemigo, en vez de considerarlo como un aliado para sus exigencias de acabado. Siguiendo estos consejos prácticos puede transformar todos sus trabajos en un éxito.


Se trate de libros, catálogos, tapas, informes anuales o postales, las características ópticas y táctiles de un producto impreso pueden ser resaltadas con la plastificación, dando lugar a un mayor valor añadido del mismo. En muchos casos la plastificación mejora los colores, y resalta y protege la impresión, aumentando su durabilidad.


El acabado interviene al final del proceso de impresión. Antes de que un póster o un expositor lleguen al procedimiento final de acabado, un número significativo de personas, materiales y máquinas han sido implicadas en innumerables fases de la producción. El siguiente grupo de elementos ofrece la clave para encontrar la causa de la aparición de pliegos, burbujas u otros efectos indeseados cuando la protección plastificada no se pega.


Existen esencialmente 5 factores que influyen en el resultado de cada plastificado:


- El soporte de la impresión, que sea de papel o de film. -


Las tintas utilizadas.


- El film de laminación. - La experiencia del operador de la máquina. - La máquina plastificadora.


Problemas típicos con el soporte de la impresión Los papeles y films pueden tener vida propia: se pueden expandir o contraer bajo la influencia del calor y la humedad. Esta reacción puede ser agravada por la acción del revestimiento aplicado sobre el soporte de la impresión. Los numerosos distribuidores especializados son los que garantizan que el film o el papel seleccionado sean adecuados para una determinada plastificación. Esta información puede ser cierta siempre que la composición del revestimiento de la superficie no esté alterada. Los fabricantes están constantemente en busca de mejorar las calidades técnicas de sus productos y revestimientos, y cabe la posibilidad de que existan diferencias en la composición del producto de las cuáles distribuidor y cliente puedan no estar al tanto. En estos casos, cuando surge un problema durante la plastificación, el usuario lo atribuirá a la máquina, sin asumir que podría ser causa del papel o del film.


Tintas de impresión: otra causa de errores de acabado Al igual que el soporte de impresión, la composición de las tintas está igualmente sometida a la innovación técnica. Por ejemplo, un fabricante de tintas descubre que el color magenta y el calor no son compatibles. El calor incrementa la potencia de revestimiento del color magenta y al mismo tiempo impide una adhesión correcta de la película de protección al material estampado. ¿El resultado? El film de protección se despega. De nuevo el usuario tiende a fiarse de la tinta y se dirige hacia el plastificador como causante del problema. Como sucede con el soporte de la impresión, pequeños cambios en la composición de las tintas pueden tener efectos a largo plazo.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4