This page contains a Flash digital edition of a book.
Escena Boricua 19 El mundo de los Muñecos


promueven valores en familia Por Nancy M. Piñero Vega Escena Boricua


“El trotamundos” se monta en avión


para recorrer el mundo llevando un mensaje de buena voluntad. Ellos se le unen para continuar escribiendo una historia creada al calor de la educación y el entretenimiento familiar. Se trata de la compañía de títeres “El mundo de los muñecos”, que forma parte de Las Aventuras de El Trotamundos: combatiendo el bullying y buscando la paz escolar de marzo).


(Teatro Francisco Arriví del 6 al 11 La puesta en escena aborda el tema


del acoso escolar (bullying) al inculcar valores como la aceptación, el civismo, la comunicación y la comprensión. “Hacía tiempo que queríamos hacer un proyecto juntos. Paralelamente, nos preocupaba mucho el tema del acoso escolar, en términos de sus causas y consecuencias. De ahí que surgiera la idea de esta pieza, una creación colectiva, que también expone el otro lado de las cosas; es decir, las alternativas como la paz y el respeto”, comenta Javier Ortiz, titiritero de “El mundo de los muñecos”. Para Ortiz, es fundamental recalcar


que las soluciones a este tipo de acoso siempre han estado disponibles “pero hay que ser proactivos. Estamos hablando de una problemática que afecta el rendimiento académico y el bienestar emocional de los alumnos”. A través de los títeres Wasabi y


Nacho, se buscan herramientas para el manejo del bullying. “Nacho es un niño mexicano que es bien curioso y travieso. Es muy inquieto y hace muchas preguntas. Wasabi es una niña más sosegada. Es cariñosa e inteligente. Con ellos “El trotamundos” emprende un viaje en busca de soluciones en los distintos países que visitan. Se trabaja la metáfora de que aquello que buscamos en el mundo entero, si no lo procuramos dentro de nosotros mismos, no lo conseguiremos”, sostiene antes de agregar que la obra cuenta con la participación de bailarines y una orquesta en vivo. “El mundo de los muñecos” fue


fundado a finales de los años setenta, por Rafael Ortiz. Así las cosas, la familia entera se integró a este proyecto de vida que hasta hoy ha perdurado. “Mis hermanos se han dedicado


a esto, al igual que yo. Hemos continuado lo que inició nuestro padre. Es hermoso trabajar en familia y poder subsistir haciendo reír a la niñez. En el proceso crecemos como familia. Podemos vivir primero lo que queremos enseñarles a los niños”, acota el artista cuya esposa, Karen Olivera, también se ha integrado a la compañía. Formados en educación, teatro y


comunicaciones, los integrantes de “El mundo de los muñecos” huyen de lo que llaman el “entretenimiento vacío”. Ortiz asegura que el lema de la compañía es divertir, educar y entretener, resaltando “nuestros valores culturales y la importancia de la prevención. Hemos tocado temas como el suicidio y el abuso de drogas y alcohol, entre otros problemas sociales. Esto, con el fin de fomentar un estilo de vida saludable”. Karen apuesta a la integración de


la tecnología al ámbito del títere. “Las redes sociales no son más poderosas que el títere. No obstante, podemos echar mano de ella aprovechando la capacidad que posee para atraer la atención de la audiencia. Es una ventaja porque propicia una comunicación más directa”, explica quien confiesa que lo mejor de su trabajo es “poder llevar alegría, un sentimiento de profunda felicidad”. “El mundo de los


muñecos” también se presentará este mes con la pieza “El viaje” que forma parte del Festival de Teatro Infantil de Caguas.


Karen Olivera y Javier Ortiz


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40