This page contains a Flash digital edition of a book.
Método Estivill para enseñar a comer


El doctor Eduard Estivill, experto en Neurofisiología y Pediatría, ha creado un método para ayudar a todos los padres que tienen problemas para dar de comer a sus hijos, ya sea porque estos solo aceptan tomar uno o dos tipos de alimentos y se niegan a probar comidas nuevas, porque juegan con la comida o hacen bolas con ellas, porque se niegan a comer…


Se puede aplicar a niños a partir de 6 meses, nunca antes. Tam- poco si tu hijo padece algún trastorno de salud o alimentario, si no sabe masticar o tragar, si existe pérdida de peso constante o si acaba de pasar por una situación estresante (mudanza, nacimiento de un hermano, fallecimiento de un familiar…).


Este método está basado en establecer y seguir una serie de pautas y rutinas. Para tener éxito, hay que ser pacientes, cons- tantes y firmes.


1 Las rutinas son muy importantes para los niños, les ayudan a estar seguros y a obedecer más fácilmente. Por lo tanto, lo primero es establecer un horario y un lugar fijo para las comidas y marcar unas pautas que habrá que seguir todos los días: lavarse las manos antes de ir a comer, ayudar a poner la mesa…


2 No os sentéis a la mesa hasta que la comida esté lista. Si permanece mucho rato sentado sin hacer nada, se cansará.


3 Si es muy pequeño, ayúdale a llevarse la comida a la boca. Si tiene más de 2 años, debe hacerlo él solo aunque tarde más tiempo. Eso sí, córtale la comida en trozos muy pequeños.


4 Si rechaza la comida y se niega a comer, deja los cubiertos con tranquilidad en la mesa y continúa comiendo tú sin prestarle atención. Repite esto tres o cuatro veces.


5 A la cuarta o quinta vez que intentes darle un trozo de co- mida y se niegue, retira el plato de la mesa y llévalo a la cocina. Déjale que se vaya a jugar sin regañarle ni gritarle. Es muy importante que no habléis del tema, vuestro hijo tiene que pensar que no os importa si come o no, si nota el valor que tiene para vosotros, lo usará como moneda de cambio.


6 Pasados 3 o 4 minutos, intenta de nuevo que se siente a comer. Si sigue sin querer, déjale sin comer nada hasta la siguiente comida. Puede beber agua en ese intervalo, pero ni zumos ni refrescos.


Para tener éxito, debes mantenerte firme y tenerle sin comer nada hasta la siguiente vez. Además, acuérdate de no gritarle ni enfadarte, la indiferencia es la mejor arma. No te preocupes si no funciona a la primera, si el niño lleva mucho tiempo por- tándose mal a la hora de la comida, os costará reeducar sus hábitos.


En cuanto el niño empiece a tener hambre y vea que solo pue- de comer cuando toca y lo que le ponéis en la mesa, verás có- mo cambia de actitud.


Redacción: Irene García


www.todopapas.com 55


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68