This page contains a Flash digital edition of a book.
Pero ninguno de los dos quería rendirse. El humilde porque no quería perder y el soberbio porque quería ganar. Ninguno de los dos reconocía el tamaño de su derrota.


Entonces, el soberbio propuso una última batalla. – Que quien quede vivo –propuso–, sea reconocido por el otro como el vencedor. – Entonces –dijo el humilde–, en


ese caso debo rendirme yo, puesto que soy el único que podría recono- certe el triunfo. Y si muero, tú no ganarías más que la vida. La victoria sería mía, que me iría con tu triunfo a la tumba.


60


Falacia y paz Libro.indd 60-61


21/01/2010 08:15:46 a.m.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44