This page contains a Flash digital edition of a book.
El rey se volvió a su palacio a pensar en la propuesta. Al cabo de cierto lapso volvió a buscar al jefe de los alzados, para decirle que no podía permitirle que gobernara esa región. – Entonces lo que usted quiere, rey, es la guerra –le dijo el sublevado. – Te equivocas –dijo el rey–.


El que quieres la guerra eres tú, si no, no me harías esa propuesta. Porque si yo te digo que sí, y te dejo gobernar, tú ganas, que es lo que quieres. – No, rey. No es verdad –dijo el


otro–. Pierde la guerra si me dice que no, pues decirme que no es declararme la guerra… y se supone que usted quiere la paz.


56


Falacia y paz Libro.indd 56-57


21/01/2010 08:15:46 a.m.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44