This page contains a Flash digital edition of a book.
cuando los vio, los hizo entrar y los sentó a su mesa. Les hizo muchas preguntas e intentó que ellos le dieran sus respuestas y sus luces, pero ellos permanecieron en silencio. Lejanos y absortos, entre- tenido cada uno en sus propios pensamientos.


Ante ese largo silencio, el rey se desesperó y, para demostrar su poder, decidió terminar la reunión: Márchense –les dijo–. En realidad, ustedes no saben nada. – No, rey, el que no sabe es usted


–le dijo uno mientras los demás iban saliendo–. Con nuestro silencio y desatención no hemos hecho más que pagarle con su propia moneda. Recuerde que cuando, desde nuestras regiones, nosotros hablá- bamos, usted jamás escuchaba…


48


Falacia y paz Libro.indd 48-49


21/01/2010 08:15:45 a.m.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44