This page contains a Flash digital edition of a book.
que tú mandas, pues si hacemos lo que tú quieres, entonces recono- cemos que tú ya has ganado. – No. Yo no mando. Ni pidiendo


eso gano –replicó el rey–. Yo lo que pido es que dialoguemos. Eso es lo único que podría alcanzarnos la paz, el diálogo.


Pero al cabo de muchos días de charlas ininterrumpidas sin que pasara nada, uno de los adversarios, para concluir esas falsas conversa- ciones, dijo: – ¿No te das cuenta, rey? Eso


es lo que hemos estado haciendo, hablando.


44


Falacia y paz Libro.indd 44-45


21/01/2010 08:15:45 a.m.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44