This page contains a Flash digital edition of a book.
La falacia de las armas


Dos reyes que estaban en guerra, y que se gastaban el presupuesto nacional de sus paupérrimos súbditos en armas, se encontraron cierta vez para dialogar sobre una posible paz.


Helmuth Sanabria (H) www.flickr.com/photos/hellmuth


“Claro, hagamos la paz”, fue la conclusión de varios días de charla. “Demos un tiempo de espera y al cabo de unos días tomaremos una decisión que nos convenga a todos”. Y las gentes en las calles cantaban y bailaban de felicidad, porque iba a venir la paz.


35


Falacia y paz Libro.indd 34-35


21/01/2010 08:15:44 a.m.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44