This page contains a Flash digital edition of a book.
– Es que la guerra –respondió uno de ellos– no deja hacer nada. – Mientes –le dijo el rey–. No es la


guerra, sino tu pereza la que no deja prosperar el reino. – Está usted mintiendo, rey –le dijo


el hombre–. Usted sabe que la que tiene parado el campo y la industria es la guerra y usted, que podría acabarla, no lo hace, para poder culparnos de nuestra pobreza. – Me has dicho mentiroso y pagarás


por ello –respondió el rey lleno de furia–. Tendrás que trabajar. – Entonces lo seguiré llamando mentiroso, rey, porque para conse- guirme trabajo tendrá que acabar la guerra, que es lo que yo quiero, y si no me lo consigue, lo único que demostrará usted es que yo tengo la razón y que el mentiroso es usted.


32


Falacia y paz Libro.indd 32-33


21/01/2010 08:15:44 a.m.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44