This page contains a Flash digital edition of a book.
MODELS DE DIRECCIÓ ESCOLAR I QUALITAT EDUCATIVA

http://www.acesc.net/estruch2.htm

HACIA LA PROFESIONALIZACIÓN DE LA DIRECCIÓN DE CENTROS ESCOLARES

Joan Estruch Tobella

RESUMEN La Ley de Calidad introduce importantes modificaciones en la dirección de centros escolares. Se sustituye el modelo no profesional creado por la LODE por otro que pretende profesionalizar la figura del director. Sin embargo, la ley no establece un modelo directivo concreto, sino un conjunto de medidas legales que pueden orientarse en varios sentidos, según el desarrollo reglamentario y la aplicación que de ellas se haga. Una de las opciones puede ser la orientada hacia un modelo directivo burocrático. Pero también caben otras, como una dirección profesional basada en el liderazgo pedagógico.

Introducción La dirección escolar no ha sido uno de los temas más discutidos de la Ley de Calidad, pero el debate ha

vuelto a girar en torno a “dirección democrática” frente a “dirección autoritaria”. Por ello, antes de entrar en el análisis de los cambios introducidos por la Ley, conviene centrar el debate y realizar un balance del modelo directivo anterior,

instaurado por la LODE (1985) y levemente reformado por la LOPEG (1995). A menudo se plantea el debate sobre la función directiva de manera muy limitada: sólo se tiene en cuenta

el método de selección del director, que se analiza con criterios políticos. Situado en este estrecho marco conceptual, todo el debate gira en torno a si el modelo directivo es democrático o no. "Democrático" se identifica con "electivo", de manera que cualquier modelo directivo profesional es identificado con el autoritarismo, con el retorno al cuerpo de directores del franquismo, etc. Naturalmente, el uso de esa terminología no es neutral, sino que tiene una profunda carga ideológica. Calificar de “democrático” el modelo directivo LODE supone imponer una definición basada en su supuesto rasgo distintivo, confrontándolo con todos los demás modelos directivos no electivos, que así quedan convertidos en “no democráticos”. En realidad, el modelo directivo LODE ha de ser definido como “no profesional”, rasgo diferencial que lo distingue del resto de modelos directivos escolares a escala mundial, con la única excepción de Portugal. En efecto, todos los países democráticos del mundo, excepto Portugal y España, tienen sistemas directivos

escolares profesionales, no electivos. ¿Quiere esto decir que son autoritarios, antidemocráticos, etc.? Por otro lado, se exagera de manera interesada el alcance del cuerpo de directores, como si fuese la única alternativa al modelo directivo "democrático". Se asocia cuerpo de directores con franquismo, pero se silencia que cuerpo de directores siempre lo ha habido en Francia, Italia y otros países plenamente democráticos. Además, el cuerpo de directores de la época franquista sólo existió en Primaria durante tres años (1967-1970), y nunca en los institutos. El franquismo controló los institutos mediante un pacto corporativista: la Administración nombraba al director de entre una terna de catedráticos votada por el claustro de profesores, siguiendo una tradición que venía del siglo XIX. (Estruch, 2001). Era el contexto político el que hacía que ese tipo de dirección escolar no fuera democrática, por más que formalmente concediera una cierta participación al profesorado, mucho mayor que la tenía el profesorado en la democrática Francia. Por tanto, fijarse únicamente en el mecanismo de acceso a la dirección puede llevar a conclusiones absurdas, como la de que la terna de la época franquista era más “democrática” que el cuerpo de directores francés. Con estos argumentos tan inconsistentes, tomados del obsoleto bagaje ideológico de Mayo del 68 y de la

transición democrática, se quiere crear una confrontación maniquea: a un lado, los defensores de un modelo directivo democrático, participativo, gestionado por toda la comunidad escolar, etc.; en el otro, los partidarios de modelos directivos autoritarios, regresivos, antidemocráticos... Pero, afortunadamente, este planteamiento ya está superado. Ya no estamos en la transición política, cuando era necesario abrir, democratizar el funcionamiento de las instituciones y de los organismos del Estado. Nos hallamos en un contexto político consolidado, democrático, europeo. Y en este marco europeo, tienen garantizada su legitimidad democrática tanto el cuerpo de directores francés como el modelo directivo anglosajón, como el modelo no profesional de la LODE, y como el modelo que acaba de instaurar la Ley de Calidad. En todo el mundo, la función directiva es una cuestión técnica, y se considera una más de las instituciones del Estado y de la sociedad democrática. Sólo en España y en Portugal, por razones históricas, como resultado de las respectivas

1 de 15 20/03/2010 11:57 Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15
Produced with Yudu - www.yudu.com