This page contains a Flash digital edition of a book.
ANTROPOCULTURA: CULTIVO DEL HOMBRE ENTRE SER Y SUFRIR


Darío Ernesto Jaén Navarro, Teólogo U.P.B.


Denomino ANTROPOCULTURA al cultivo del hombre, expresado en imágenes de
Pico de la Mirándola y guardadas las proporciones "En el hombre que nace, el
Padre colocó semillas de todas clases y gérmenes de todas las vidas. Y
según los que cultive cada uno, crecerán y darán sus frutos en él." Esta
visión optimista de lo que el hombre ES proviene de la conjunción de posibilidades
que sostiene a todo ser viviente que, sin embargo, halla obstáculos que no le
dejan SER, entonces se da el SUFRIR, de ahí que el cultivo del hombre se da en
medio de una dialéctica constante entre SER Y SUFRIR, mientras vive, el SER
parece luchar para vencer los obstáculos y así ES, sucesivamente. El mismo
Charles Darwin, que no le daba un carácter racional o de finalidad a la naturaleza,
reconoce que “[…] c ada viviente sólo trata de vivir y reproducirse, evadiendo el
dolor. Indudablemente que para sobrevivir lo mejor posible, cada viviente busca
solucionar sus problemas” (W.R. Daros, 2003, p. 19) y, sobre todo cuando
escandaliza a Occidente hallando “afinidad recíproca entre los seres vivos”
(REALE, Giovanni y ANTISERI, Darío. 1988, p. 338-340), no sólo en lo fisiológico,
en lo patológico o en las reacciones a las terapias remediales, sino también en las
expresiones emocionales y comportamentales, tanto que compara el culto del
hombre ante Dios con el comportamiento del perro ante su amigo. Pero más allá
de las discusiones entre planteamientos biológicos y antropológicos, hoy estamos
de acuerdo en que en la naturaleza vivimos y sobrevivimos, somos y
sufrimos gracias a gran acontecimiento solidario entre seres vivientes.

Dentro de ese acontecimiento solidario somos una conjunción de
posibilidades, tenemos posibilidades y las proyectamos o avanzamos con
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5
Produced with Yudu - www.yudu.com