This page contains a Flash digital edition of a book.
Daguerrotipo fusteriano y la memoria de Fayum en “Entre sombras y palabras”
ocultas, se abre la puerta del conocimiento; las cañones de la oficialidad con la poesía como
obsesiones de Tita quien es medio unidad guiarán colofón:
paulatinamente a su hermano. Ella, la
coleccionista de obituarios se ha convertido en Tío Guillermo me había susurrado su ter-
guía espiritual a parecer menor que su hermano rible desenlace, tenía tanta hambre de
quien había vivido al margen. De ahora en amor, que decidió olvidar el código pe-
adelante sus vidas serán reinventadas. Son nal, terminar con todo, o empezar, pero
hermanos gemelos, pero distintos. Tita como seguía sufriendo, tenía que salvar a mi
maestra espiritual lo iniciará en los conocimientos familia, al menos a mi hermana, o
de los rituales… las flores, los muertos entre terminar de condenarla.
otros, lo cierto es que descubre la esencia de
aquéllas y sus implicaciones. La parodia no puede ser más explícita, lo
cierto es que había que perpetuar la herencia, la
Se convierte en un asesino. Incluso entiende que nos legaron los ancestros: caníbales. ! Qué
el valor del incienso, las velas. Hasta encontró descubrimiento! Somos los bocetos de los
la manera de retener los espíritus… en urnas y bocetos desde siempre, daguerrotipos
botellas, obviamente tema tratado en otras obras espirituales que nos repetimos una y otra vez
literarias, pero que en este relato se imponen desde el tiempo de los tiempos. Por eso nos
como el inicio del personaje que al tomar bebemos la sangre de los otros, hasta que nos
conciencia familiar, siendo hombre, se convierte toca uno de los nuestros, entonces nos vemos
en asesino compulsivo y obsesivo, retrato o como en un espejo. Sólo con la muerte de uno
daguerrotipo de un isleño cuyo propósito es de los nuestros entendemos la muerte y la vida.
retener la esencia familiar a través de la vida de De esta manera nos descubrimos al no poder
un tío particular quien en síntesis representa esa retener a los que amamos o creemos amar. Así
identidad perdida de una familia dividida y nos recordamos a nosotros mismos y decidimos
enferma de la ciudad del siglo XXI cuya verdad devorar a otros para sobrevivir como lobos,
es lo que nos proyecta su autora, Ana María fantasmas o vampiros, pues pensamos nos
Fuster Lavín y que la coloca dentro de los de la inmortalizamos y retenemos ese retrato de “la
tradición helena al desear perpetuar el recuerdo llamada muda” que en 1997, Jean Christophe
de un pueblo que ha perdido el conocerse en Bailly bautizara para designar una pintura de una
esencia. Además de citar las palabras del bella dama cuyos ojos parece que siempre nos
narrador para que lean el cuento, destaco que miraran. De esa manera, los bocetos nos
con éste, y su libro la autora se coloca y nos retrotraen en la piel de sus personajes, la mar de
coloca, dentro la tradición literaria otros personajes literarios y la historia cultural
latinoamericana y la universal. Los daguerrotipos de un pueblo que es el mismo que el de otros
fusterianos como en la mitología, intentan salir desde hace miles de años. Cual los habitantes
de la caverna, y es la escritura lo que en el caso de Fayum, los cuentos de Fuster, en especial,
especial de Puerto Rico ya han hecho los “Entre sombras y palabras” se legitima ahora en
escritores isleños, a pesar de que su identidad fotos no en retratos en un lienzo, los rostros
se ha destacado sin un estado-nación, pero sí a divinamente impersonales de los seres cuya falta
través del lenguaje, la palabra, el verbo, la de memoria colectiva, recurren día por día a los
literatura o bien para redondear, la cultura; así obituarios del periódico para constatar las
ese afán nacional se revierte y vierte en el papel pérdidas colectivas de los que callada o
en tinta negra o del color preferido, pero silenciosamente se van porque los/ las devoraron
ciertamente ha conseguido transgredir los en aquelarre colectivo con tinta sangre del
96
Leticia Ruiz Rosado
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com