This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
perfecto necrófilo, tema incluso trabajado por Al día siguiente de la muerte de
Mayra Santos Febres cuya protagonista en uno mi tío Guillermo, el único abogado de
de sus cuentos en forma poética vive esa santa la familia, nos dimos cuenta que
experiencia. En el cuento de Ana María, el cualquiera persona podía morir,
narrador tiene una cómplice, a su hermana quien incluso los vecinos, los de parientes y
también forma parte de esa familia tan rara como hasta los abogados. La muerte está
es la puertorriqueña, inmersa en una espantosa en todos lados, nos acecha en cada
soledad, tema de los mejoras obras de la literatura momento y las sombras de sus
universal. Por lo tanto, lo que Mario Cancel y espíritus están pendientes de nuestros
Luis Felipe Díaz estudian en sus ensayos de crítica actos, dijo abuela Clara.
investigativa en torna a la literatura narrativa en
Puerto Rico, afirma la intertextualidad tan Reminiscencia del nombre de la abuela
marcada de la nueva producción literaria que se en La casa de los espíritus de Isabel Allende.
nutre de lo anterior y crea sus tonalidades o Por aquello de concatenar lo de los vecinos, pues
caprichos como el paciente maestro de lienzos en Puerto Rico hay la impresión de creer que no
que vez tras vez graba sus bocetos hasta alcanzar formamos parte del resto de Latinoamérica. En
el perfecto. Me parece que luego de 45 intentos el mismo parlamento sigue hablando el
narrativos como el maestro del lienzo, Ana María protagonista y dice:
logra en su libro con el cuento que cierra su
jornada por la ciudad santurcina, dibujar Desde ese momento supe que se
literariamente lo que en su Réquiem, cuento con había liberado un secreto familiar tan
el que cierra su segundo libro de cuentos, seducir fuerte, tal vez éramos portadores de
al lector con el tema del espiritismo, una algún gran virus paranormal, algo tan
modalidad ya trabajada en Puerto Rico, pero intenso que podía escuchar el susurro de
que al parecer ha vuelto a recobrar vida entre las escaleras y paredes, sentí un escalofrío
algunos intelectuales de hoy. y hasta me oriné encima, sólo mi
hermana que reía nerviosa se dio cuenta
En el caso del cuento que nos ocupa, el en el momento, luego todo giró hacia un
protagonista intenta perpetuar la vida de su tío rumbo inevitable. Se abrió una puerta
gracias a quien se da su toma de conciencia como mucho tiempo, ellos no lo notaron, pero
ocurre en el texto de García Ramis. Parece ser mamá lloró toda la noche, papá entró
que nuevamente ese elemento de identidad en un permanente estado de mal humor,
nacional no se ha perdido en el tintero de los tío Juan no paraba de comer y titi Blanca
nuestros y es la marca indeleble de nuestra más repetía una y otra vez está muerto, se
ferviente vida literaria, tanto que los mismos murió…
muertos como los grandes o pequeños próceres
siguen siendo con nostalgia los que nos llevan a En fin, la muerte como en Fayum se
concienciar nuestra naturaleza humana de ser convierte en una obsesión para los vivos que no
seres libres. Me parece loable que nuestra desean olvidar… Ahora los videntes son dos
escritora no abandone y lo reformule adolescentes, no dos adultos; aunque se lo creen
precisamente intertextualmente porque así se porque la soledad los ha castigado como en Cien
hace en el siglo XXI al que ya pertenece. Me años de soledad a seguir solos con la verdad a
gustaría citar del texto el parlamento en el que cuesta hasta el fin de los días. Ahora los espíritus
esa conciencia aflora en el narrador: iban a hablar y a revelar y develar verdades
95Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com