This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
El corazón de Voltaire sabremos quién lo hizo. Es nuestra obligación
resaltar que Luis López Nieves, es un escritor puertorriqueño que le está
haciendo recordar al mundo que además del timbal de la salsa y del
tremendal del reguetón, que además de nuestras reinas de belleza,
Borinquen es tierra de escritores… de grandes escritores.
autor, ausentarlo del texto, es, por una parte,abrirRecordemos que en La cultura popular
en la Edad Media y en el RenacimientoÉ, unas posibilidades de significación vastas que
Bajtin expone que los ritos y espect‡culos de antes no existían o resultaban delimitadas por la
los carnavales de la Edad Media ofrec’an una
presencia del interlocutor y las consideraciones
visi—n de un mundo liberado de la Iglesia y del
críticas de él derivadas, y, por otra, cerrar las
Estado; la m‡scara, la iron’a, la risa conformaban
posibilidades de una interpretación crítica valiosa
esa metamorfosis que yo llamar’a ahora Post-
ateniéndose a las valoraciones que la figura del
revolucionaria. ÀNo es lo que le sucede al
autor entraña, pero cuya existencia, de acuerdo
Voltaire de esta novela? Padre ideol—gico de la
a Foucault, podría sustentarse incluso a instancias
Revoluci—n francesa, se descubri— a s’ mismo
de las fisuras, huecos, silencios y vacíos con que
necesitado de una m‡scara que lo liberara de s’
su ausencia se manifiesta en el texto. De manera
mismo, de ese ser creado por las convenciones
que tenemos a dos muertos en esta novela: Luis
sociales. La gran pintora, Frida Kahlo, lo expuso
López Nieves, el cabalista que ha preparado la
muy bien en su cuadro Las dos Fridas. Y nuestra
fórmula y mezclado los ingredientes de
Julia de Burgos, en su poema A Julia de Burgos,
innumerables focos de cultura; y Claude Durieu,
revela tambi•n ese hondo abismo que se impone
el historiador honesto, genuino, divorciado de la
entre el colorido p‡jaro social que somos y la
estela de poder por el que sucumbió Roland e
golondrina viajera que quiz‡s, en lo m‡s ’ntimo
Isabeau. Ambos, López Nieves y Durieu, entes
de todos nosotros, quisi•ramos ser.
anónimos que, pese a sus respectivas ausencias,
emergen en esta novela transfigurados por entre
Pero Luis López Nieves también ha
las murmuraciones del texto.
hablado con sus silencios. Pues la novela es
asimismo la historia triste de Claude Durieu. Se
Conclusión
trata del que sabía toda la verdad, aún antes de
que la novela empezara, y del que había escrito
Pienso, para finalizar, que Claude Durieu,
un libro. También se trata del escritor muerto.
a quien el autor describe como un hombre
En La muerte del autor, Michel Foucault nos
generoso que creía en el perdón, fue la verdadera
habla del texto en el cual el binomio autor-texto
muerte de esta novela negra. Y, como novela, y
queda diluido. El hablante aquí ha desaparecido
novela negra, al final de El corazón de Voltaire
como ente individual, punto referente, origen del
sabremos quién lo hizo. Es nuestra obligación
texto. Es entonces que surge el binomio texto-
resaltar que Luis López Nieves, es un escritor
lector. En palabras de Foucault, “El foco de la
puertorriqueño que le está haciendo recordar al
multiplicidad que viene de muchas culturas y sus
mundo que además del timbal de la salsa y del
mutuas relaciones de diálogo, parodia,
tremendal del reguetón, que además de nuestras
contestación, tiene lugar en el lector —con lo
reinas de belleza, Borinquen es tierra de
cual se transcribe que—; La unidad del texto no
escritores… de grandes escritores.
está en su origen, sino en su destino.” Matar al
89Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com